Warning: Undefined array key "cod" in /home/c1601852/public_html/articulo/de-la-pejerreina-a-la-babosa-gigante-un-viaje-surrealista-por-la-boca.php on line 24
De la pejerreina a la babosa gigante: un viaje surrealista por La Boca - Radio Fan
Generales

De la pejerreina a la babosa gigante: un viaje surrealista por La Boca

Sus ojos son dos cámaras, que nos siguen si nos movemos. Tiene otra en la cola la Big babosa, un robot con venas de caños blancos flexibles creado por Cristóbal Farmache. Y todo lo que registra ...

Sus ojos son dos cámaras, que nos siguen si nos movemos. Tiene otra en la cola la Big babosa, un robot con venas de caños blancos flexibles creado por Cristóbal Farmache. Y todo lo que registra se transmite en vivo en una serie de pantallas en Fundación Andreani, donde se acaba de presentar la octava edición de su premio federal.

A pocas cuadras del Museo Marco, donde también abrió anteayer al público la muestra América de Adriana Bustos. Protagonizada entre otras piezas por una “pejerreina”: la versión femenina del pejerrey, contrapunto tridimensional de las sirenas europeas, que evoca según la artista “las alucinaciones de los cronistas” que llegaron al continente hace más de cinco siglos.

Este viaje en el tiempo por La Boca puede comenzar por cualquiera de ambos extremos, y ofrece experiencias muy distintas: hay luz, sonido y movimiento en la mayoría de las 24 obras inéditas exhibidas, seleccionadas entre casi 1200, y una propuesta interactiva mediada por la tecnología. El montaje minimalista de la muestra de Bustos, en cambio, consiste en cuatro piezas distribuidas en las dos salas del museo. Invita a la introspección, y a preguntarse por la identidad de nuestro continente.

Un mapa de diez metros de largo que une los ríos americanos y las historias que los acompañan –relacionadas en general con el extractivismo, la contaminación y la muerte– propone en el Marco un recorrido imaginario que termina en las Islas Malvinas. En el piso de arriba espera recostada la mujer-pez, con su cuerpo de arcilla cruda, que comparte el primer piso con una filmación del Arroyo Chimiray y con una pequeña figura que recrea en cobre a una amazona.

Lo femenino también tiene un lugar preponderante en el Premio Andreani. De hecho, el Gran Premio dedicado a “Arte, Tecnología y Ciencia”, de 1.500.000 pesos, fue otorgado a Mónica Van Asperen por su obra Arbóreas. El Primer Premio adquisición, de 1.000.000 de pesos, fue para la cordobesa Indira Montoya, por su videoinstalación titulada Monumentos para el monte impronunciable. El segundo y el tercer premio también se lo llevaron dos mujeres: Belén Romero Gunset (750.000 pesos por P-Machinary 88-I) y Emilia de las Carreras (450.000 pesos por Mosura No Uta).

Hubo además cuatro menciones no adquisición, de 70.000 pesos cada una, otorgadas a Rodrigo Alcon Quintanilha (por Helionoise: suite para cuerpos eclipsantes); Cristóbal Farmache (por Algoritmo 4 PVC. Big babosa); Nacha Canvas (por Ovo ovni) y Alejandro Saenz (por Militancia. Apunte#1. Tríptico: La Calle). El jurado estuvo integrado por Carla Barbero, Laura Buccellato, Mariano Giraud, Andrés Denegri y Carlos Huffmann.

La de Canvas, artista nacida en Ushuaia en 1990. parece simbolizar el espíritu de toda la muestra: es una escultura de gomaespuma y arcilla con forma de huevo carcomido, que alude a las “nuevas estructuras de interacción entre lo humano y no humano. La proliferación de organismos mixtos, la incubación de nuevas tecnologías y conquistas”.

Entre las obras no premiadas se destaca El sonido del origen, de Juan Sorrentino, que amplifica el el impacto de la caída pequeñas piedras en un estanque de agua. Otra instalación sonora se presentará hoy de 18 a 20 en la cercana Proa21: Holobionte de Carolina Piola, inspirada en una investigación sobre el barrio de La Boca y presentada como “una experiencia arqueológica con todos los sentidos”.

Además de Sun & Sea, en Colón Fábrica, otra parada de este viaje surrealista puede ser Pandora, una invitación a entrar en la intimidad de la artista Iara Kaumann Madelaire, hija de Miuki, inaugurada también hoy por Ungallery en su flamante sede de La Boca. Con curaduría de Lolo y Lauti, presenta una estructura a la que se entra por una puerta con forma de cerrojo. Adentro se exhiben pinturas de alto contenido erótico. “Se llama Pandora porque no sabés con qué te vas a encontrar”, advierte su directora, Paola Iorio.

Para agendar:América, de Adriana Bustos, en el museo Marco (Av. Almirante Brown 1031)Premio Fundación Andreani en Fundación Andreani (Av. Pedro de Mendoza 1981)Pandora, de Iara Kaumann Madelaire, en Ungallery (Ministro Brin 1335)

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/cultura/de-la-pejerreina-a-la-babosa-gigante-un-viaje-surrealista-por-la-boca-nid18032023/

Comentarios
Volver arriba