Silvio Berlusconi, de 82 años, se lanza como candidato en las elecciones de mayo al parlamento europeo. A la par, el fotógrafo sardo Antonello Zappadu parece dispuesto a provocarle más que un dolor de cabeza con su amenaza de dar a conocer unas 80.000 imágenes del ex primer ministro que exponen sus fiestas y excesos.

 

Zappadu retrató durante años las fiestas sexuales que ocurrían en Villa Certosa, una lujosa residencia que Berlusconi posee en Cerdeña.

Desde 2007, Zappadu publicó tres grandes exclusivas que hicieron temblar a Berlusconi, fundador del partido Forza Italia. La primera, en la revista Oggi, lo mostraba con dos chicas sentadas en su falda mientras él les metía una mano en los pechos y la otra en la vagina. La segunda, en 2009, la vendió a El País de Madrid, que publicó una imagen del ex premier checo Mirek Topolánek en Villa Certosa, rodeado de chicas, desnudo y exhibiendo el pene erecto. La tercera fue en 2011 en L’Espresso: Berlusconi entretenía a dos jovencitas en su mansión, el mismo día en que los italianos votaban en referéndum sobre su inmunidad.

Fotos secretas de fiestas de Silvio Berlusconi

Fotos secretas de fiestas de Silvio Berlusconi

Fotos secretas de fiestas de Silvio Berlusconi

Fotos secretas de fiestas de Silvio Berlusconi

El fotógrafo presentó un nuevo libro: “Vi presento Berluscolandia” (Les presento Berluscolandia) y cuenta que las fotos que difundió en el pasado son apenas una pequeña parte de todo el material que guarda. El hombre no se queda solo en eso y avisó que tiene en su poder un archivo de 80.000 fotos sobre las fiestas sexuales que organizaba el ex premier italiano en su mansión, y que le gustaría darlas a conocer.

 

Zappadu, que en el libro cuenta su experiencia haciendo guardias fotográficas al Cavaliere, describe que una vez, en 2007, se subió a la colina que domina Villa Certosa para tomar imágenes de Berlusconi y su por entonces esposa Verónica Lario, porque se rumoreaba que estaban arreglando su crisis matrimonial. Y en lugar de verlos juntos descubrió al ex premier manoseando a dos chicas.

 

Zappadu asegura que hasta tiene imágenes de una boda ficticia entre Berlusconi y una de las chicas. “Era una especie de desfile. Cada una de ellas tenía un ramo, y en un determinado momento, ellas comenzaron a cantar la marcha nupcial y aplaudieron diciendo ‘¡viva los novios!’”. También dice que el ex premier imitaba a personajes en el anfiteatro de la mansión, y todas las chicas lo festejaban “en una escena ridícula”, comentó.

 

Zappadu trabaja hoy en Colombia, ayudado por la altísima suma que ganó con estas exclusivas. En noviembre se cierra el último de sus ocho procesos judiciales por este asunto. «Sólo perdí una vez, cuando mi agencia tuvo que pagar 10.000 euros. Tengo el expediente impecable», asegura. Cuando la justicia se lo permita, le gustaría publicar otro libro. Esta vez, sin guardarse nada.