Derribando mitos: Ser donante de médula ósea tan solo con una extracción de sangre

Si pensabas que ser donante de médula ósea implicaba una intervención quirúrgica, te equivocás. Tan solo con una extracción de sangre ya podes ser donante de médula. Enterate aquí cómo es el procedimiento.

¿Qué es la donación de médula? Las Células Progenitoras Hematopoyéticas (CPH) son las encargadas de producir los componentes de la sangre. Se pueden donar en vida y se utilizan en pacientes con indicación de trasplante de médula ósea. Su donación es un acto voluntario, libre gratuito y solidario.

“Al donar sangre podes dar un paso más y sumarte como potencial donante de médula ósea.”, afirmó Jésica Acuña quien aclaró la diferencia entre médula ósea y médula espinal con el objetivo de derribar un mito que provoca (en ciertas ocasiones) temor en aquellos que escuchan hablar de la donación de médula ósea. “La médula ósea es un tejido esponjoso que está en el interior de los huesos, pero son células progenitoras hematoproyéticas las cuales tienen la función de fabricar toda la serie sanguínea.”, aclaró la Técnica del Registro de Médula Ósea, Jésica Acuña en diálogo con Noticiero 9.

¿Cómo ser donante?
Los donantes se inscriben en el Registro Nacional de Donantes Voluntarios de CPH (médula ósea o sangre periférica) en el Centro de Donantes más cercano allí se extrae una unidad de sangre y se adjunta a la ficha del donante.

Para ser donante se requiere estar sano, tener entre 18 y 55 años y pesar más de 50 kilos. Con tu autorización (consentimiento informado), se tomará una pequeña muestra de la unidad de sangre que donaste para realizar el análisis de tu código genético (HLA).

¿Cómo se dona médula ósea?
“Hay dos métodos, uno es por donación, por aféresis, es un método similar a la donación de sangre. Uno o dos días antes al donante se lo estimula con unos factores estimulantes (que son vacunas intramusculares) para que el donante produzca más células.”, explica Acuña.

Luego el donante en una camilla o en un sillón, recibe una punción en la vena que extrae la sangre. Dicha sangre “va a una máquina de asféresis y la máquina de asféresis separa las células madres para el transplante en una bolsita estéril y el resto de sangre vuelve a mi cuerpo a través de otra vía.”, detalló Jésica Acuña.

¿Por qué ser donante?
Los datos de HLA se ingresan a la base informatizada del Registro Nacional que, a su vez, integra una Red Internacional que agrupa a más de 28 millones de donantes en todo el mundo.

Las CPH sólo se donan si hay alguien que lo necesite y sea un 100% compatible con tu código genético (HLA).

Pacientes con leucemias, aplasias, déficit inmunológicos y otras enfermedades de la sangre son posibles beneficiarios de tu donación.

Diario21.-