Conectate con nosotros

Salud

¿Qué son los prebióticos y cuál es su rol en el cuerpo?

Publicado

el

La mayoría de los prebióticos (polisacáridos no almidonados y oligosacáridos)) se utilizan como ingredientes de alimentos (en galletitas, cereales, chocolate, cremas de untar, y productos lácteos, por ejemplo). Esta “fibra soluble especial”, que nuestro sistema digestivo no es capaz de digerir, es fermentada en el tracto gastrointestinal y utilizada como “alimento” por las bacterias intestinales beneficiosas.

¿Qué tipos de prebióticos hay?

Los prebióticos más estudiados son dos: la inulina y los fructooligosacáridos (FOS), y pueden aparecer de forma natural en algunos alimentos (alcachofas, legumbres, patata, ajo, cebolla, puerro, trigo, avena, cebada, plátanos, miel, etc.) o ser añadidos por el fabricante para dotar al alimento de beneficios concretos.

La lactulosa es un disacárido sintético utilizado como medicamento, para el tratamiento del estreñimiento y la encefalopatía de causa hepática. La oligofructosa prebiótica está presente naturalmente en muchos alimentos como trigo, cebollas, bananas, miel, ajo, y puerro y también se puede aislar de la raíz de achicoria o se la puede sintetizar enzimáticamente a partir de la sacarosa. La inulina es un prebiótico que se ha mostrado eficaz para tratar el estreñimiento en personas mayores, pues ayuda a restablecer las bifidobacterias que disminuyen con la edad. Es un fructano común en diente de león, achicoria, ajo, cebolla, alcachofa, espárrago y ágave (el alcohol del mezcal y el tequila proceden de ella).

¿Cuáles son los beneficios de los prebióticos?

Los prebióticos no se digieren, pero se fermentan en el colon, lo que da lugar a efectos positivos:

– Aumentan el número de bacterias beneficiosas en el colon (Lactobacilos y Bifidobacterias).

– Favorecen la absorción de minerales y vitaminas: calcio, hierro, magnesio y zinc; Algunas vitaminas del grupo B.

– Actúan en la prevención de la diarrea o el estreñimiento, dado que aumentan el tamaño de las heces y acortan la duración del tránsito intestinal.

– Reducen los lípidos en sangre (colesterol y triglicéridos).

– Beneficios metabólicos, defensivos y tróficos. Esto incluye mejoras en la digestibilidad y absorción de nutrientes, regulación del metabolismo hepático de la glucosa y del tránsito intestinal, disminución del riesgo de infecciones y prevención de enfermedades inflamatorias o con una base inmune.

– La leche materna contiene galactooligosacáridos en una concentración superior a la de las proteínas e inferior a la de grasas e hidratos de carbono. El resultado es una mejora en el sistema inmunitario del bebé, con una disminución de las alergias y las infecciones intestinales y respiratorias.

Efectos colaterales de los prebióticos:

Los prebióticos no necesariamente producen bienestar digestivo pues, en el proceso de fermentación, también se genera gas intestinal y este gas puede producir flatulencia e hinchazón (sobre todo si se toman en mucha cantidad). Se supone que el aumento de bifidobacterias colónicas es beneficioso para la salud humana gracias a la producción de compuestos que impiden el crecimiento de patógenos, reduciendo los niveles sanguíneos de amoníaco, y produciendo vitaminas y enzimas digestivas.

Muchos probióticos se comercializan junto a un prebiótico; A esta combinación se la conoce con el nombre de simbióticos, por lo que un producto simbiótico ejerce un efecto tanto prebiótico como probiótico.

Fuente: Diario21.tv, Medline Plus y Archivo personal

Consultor Medico: Dr. Rene A. Triviño G. – M.P. 5812 – Medicina Integrativa

diario21

Continue Reading

Copyright © 2020 Radio Fan. Hosting y streaming provisto por Radios Argentinas