Villa Ángela: Una de las primeras enfermas de Coronavirus incentiva «donar plasma»

Detrás de cada paciente recuperado de coronavirus se abre, la mayoría de las veces, la posibilidad de dar vida. Argentina ha sido pio­nera en el tratamiento por medio de transfusión de plasma convaleciente.

Este medio dialogó con una de las primeras mujeres que padeció la enfermedad en la provincia de Corrien­tes: Lorena Avendaño.

En medio de un día que comenzaba agitado, Lore­na habló con NORTE de Corrientes cuando entre los trámites que hacía logró encontrar silencio dentro de su vehículo. Es que los datos, hasta los más peque­ños, nutren la historia de la familia -ella, su marido, sus dos hijos y su yerno- que el 10 marzo regresaron de un viaje largamente planeado por Europa y poco después comenzó el calvario del co­ronavirus. Hoy, ya repues­tos, salen adelante juntos y esperanzados. Es que la tormenta de la enfermedad, lejos de dañarlos, los hizo más fuertes.

Hoy los días duros que­dan atrás, pero aún resuena en su voz la huella que dejó el coronavirus en ella y su familia. “Fueron días durí­simos”, resumió al repasar las fechas que se sucedie­ron tras el primer análisis que les diera positivo. “Con mi esposo vivíamos en el Chaco y nuestros hijos en Corrientes; desde el primer momento nos aislamos aquí, lo hicimos por ellos, no los íbamos a dejar so­los”, explica como antesala de la historia que marcaría sus vidas para siempre.

Si bien la charla con la cronista de NORTE de Corrientes fue yendo y viniendo con algunas pre­guntas más técnicas so­bre la donación de plasma convaleciente, motivo que inspiró la entrevista, va­rios fueron los detalles que se desprendieron de la conversación, en la que no faltaron risas y también momentos para la emoción. Es que Lorena supo poner en palabras, el proceso que cientos de personas en el mundo atraviesan tras pa­decer la enfermedad.

“Hoy soy donante de plasma convaleciente, des­de que me dieron el alta comencé a preguntar dón­de podía donar, ni me ima­ginaba que aquí la doctora Carolina Aromí estaba muy avanzada en el proyecto. Los correntinos deben estar orgullosos del trabajo que hace el equipo del Banco de Sangre, son fenomenales”, resume.

En tanto, destaca que el día que desde el Banco de Sangre se comunican con ella para explicarle que las condiciones estaban dadas para la donación, su cuerpo se llenó de felicidad. “Yo ha­bía leído muchísimo, sabía el procedimiento, pero la voz del otro lado del teléfo­no fue la invitación más lin­da que me pudieron hacer. Uno ahí recién comienza a entender lo importante que es tener estos anticuerpos en la sangre, es la llave para salvar vidas y eso genera una emoción que es difícil de comparar”, resalta.

Respecto al procedimien­to en sí, Lorena insiste: “Contar con toda la tecno­logía es fundamental por­que no es un procedimiento simple, uno debe pasar por una cantidad de estudios, y en el caso de las mujeres que estuvieron embaraza­das aún más porque debe­mos someternos a un estu­dio específico”, indica.

Explicó que para reducir el riesgo de Trali, las dona­ciones de mujeres que han estado embarazadas son sometidas a pruebas adi­cionales para anticuerpos (HLA).

“Una vez que logran ob­tener el ok, pueden avanzar con la extracción. Para po­nerlo en términos simples, podemos decir que la má­quina que extrae la sangre hace el proceso completo de separación de plasma, que se realiza en dos etapas, en total se extraen 400 cen­tímetros cúbicos que son divididos en dos bolsas”.

Pero más allá del proce­dimiento técnico, Lorena resume: “El equipo nos está cuidando mucho, cuando donamos hay un acom­pañamiento que nos hace sentir muy seguros y esas son cosas que son valiosas, porque uno dona por amor, pero al mismo tiempo está recibiendo ese amor del equipo”, resalta.

Al ser consultada sobre si sabe quién recibe el plasma dijo: “En Corrientes vemos que todo el proceso es muy cuidadoso, el plasma con­valeciente es rotulado con el tipo de sangre; no dice este plasma pertenece a tal persona, por eso es que ja­más sabremos quién lo re­cibe”.

En cuanto a la donación, insiste: “Donar plasma es darle a otra persona los guerreros que logró formar mi cuerpo para que otras personas puedan dar bata­lla, es algo que una persona jamás se podría imaginar”.

Si bien Lorena, como todo paciente con covid-19 recuperado, puede realizar hasta 12 donaciones anua­les, y ya lleva dos, destaca que la directora del Banco de Sangre sigue de cerca cada caso. “Cuando digo que los que donamos nos sentimos seguros es porque realmente tenemos mucha contención, nos informan, y uno cuando está informa­do deja de tener miedo; por eso trato de contar lo más que puedo en mis redes de qué se trata este proceso, porque es importante que la gente sepa de qué se trata, corra el miedo y deje entrar la esperanza”, dice.

Lorena remarca que en su vida hay un antes y un des­pués de la covid- 9. “La gen­te tiene que entender que nadie elige enfermarse, es una enfermedad de la que ahora se comienza a saber un poco más, pero hace tres meses la verdad es que se sabía muy poco, entonces se van dando situaciones que son muy duras”, dice y recuerda: “Nos dieron el alta el 18 de abril, pero nos costó un montón encontrar la fuerza para salir a la ca­lle. Al principio me quería esconder, hoy eso ya pasó, pero fueron momentos críticos; ahora comprendo todo desde otro lugar y soy muy agradecida a la vida por darme la posibilidad de aprender todos los días, sin juzgar, con la tranquili­dad de que como persona y como familia cumplimos todos los protocolos, el aislamiento es la clave más importante”, finaliza Aven­daño.

Fuente: nortecorrientes.com

Recomendada

Por los incendios rurales, hubo miles de usuarios sin servicio eléctrico y pérdidas millonarias

Compartir en WhatsAppLos incendios rurales que se repiten con frecuencia en diferentes zonas del territorio …

Watch Dragon ball super