¿Apago o lo hacemos con luz?

Lo erótico de la mirada se acomoda entre las parejas que gozan al ver la excitación facial de su media naranja, al contemplar su cuerpo desnudo, al verse a sí mismo en un espejo dispuesto en el mejor ángulo voyerista, al sentirse observado durante la excitación más manual o en el juego del sugerente estriptís.

Quienes se muestran orgullosos de mostrar su cuerpo y mantienen una relación de gran confianza con su pareja sexual, son capaces de disfrutar admirando y estimulando zonas erógenas sin ningún tipo de rubor.

La mayoría de las parejas gustan del tacto, del sabor o de los olores corporales, y suelen dar rienda suelta a la imaginación, muchas veces estimulada por los sugerentes gemidos; pero hay quienes esconden su cuerpo por timidez o cierta vergüenza, especialmente si se encuentran en fases iniciales de una relación.

Algunos esgrimen razones poderosas o insalvables y un buen número se atiene a sus convicciones morales o a sus miedos sexuales. La excitación corre a cargo de lo que se adivina. Los amantes se buscan con las caricias o los labios, favoreciendo un encuentro amoroso más pausado, donde se retrasa la estimulación directa de los genitales.

Sin la luz se esconden mejor los que no están contentos con sus propias curvas o con sus ‘defectillos’ naturales… se entregan al otro sin sentirse evaluados por el atractivo físico. Detrás de las tinieblas se ocultan los complejos y la baja autoestima.

La oscuridad también sirve de escenario para las disfunciones sexuales, ya sea para retrasar gestos y miradas inevitables o para resolver el problema sin las prisas del orgasmo, disminuyendo la ansiedad anticipatoria que padecen los hombres o reduciendo la inhibición de las mujeres al sentirse examinadas durante el coito.

Sin luz o bajo la luz del sol en primavera, de la luna llena en verano, de la luz de una farola en otoño o de una vela violeta en invierno, lo importante es conocerse a uno mismo y saber por qué y para qué utilizamos nuestros sentidos. “Sean cuales sean los motivos, lo inteligente es dar y recibir amor”.

Fuente: Diario21.tv, Medline Plus y Archivo personal

Consultor Medico: Dr. Rene A. Triviño G. – M.P. 5812 – Medicina Integrativa.

diario21

Recomendada

Ají, un plato con picor es como un día con sol

Compartir en WhatsAppEl ají tiene propiedades para el cuerpo; Solo se debe controlar la cantidad, …

Watch Dragon ball super