AFI: cómo funciona el organismo que Alberto Fernández intervendrá tras el anuncio

El presidente Alberto Fernández intervendrá la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) para avanzar en «una reestructuración de todo el sistema de inteligencia» y anticipó que los fondos reservados del organismo espía «dejarán de ser secretos» y «serán reasignados para financiar el presupuesto del Plan contra el Hambre en la Argentina».

En su discurso de asunción tras haber tomado posesión del cargo, el flamante mandatario en el Congreso subrayó que quiere una «transformación profunda» del espionaje en la Argentina.
Respecto al segundo punto, el jefe de Estado precisó que ha «decidido que sea intervenida la Agencia Federal de Inteligencia, para impulsar así una reestructuración de todo el sistema de inteligencia e información estratégica del Estado».

El organismo funciona bajo la conducción política e institucional del Poder Ejecutivo. Su propósito, según el sitio, es “producir Inteligencia Nacional Estratégica, Contrainteligencia, Inteligencia Criminal e Inteligencia Estratégica Militar con el objetivo de formular respuestas adecuadas en relación a las amenazas o riesgos que puedan afectar la seguridad exterior e interior de la Nación, como así también respecto de las actividades criminales que por sus características puedan afectar derechos fundamentales de sus habitantes”.

En ese sentido, Alberto Fernández remarcó que el «paso inmediato» a esa medida será «la derogación del decreto 656 del 2016, que fue una de las primeras y penosas medidas que la anterior Administración promovió».

«Significó consagrar el secreto para el empleo de los fondos reservados por parte de los agentes de inteligencia del Estado», cuestionó el Presidente, quien consideró que el mencionado decreto fue «un lamentable retroceso institucional».

La AFI se rige por la Ley de Inteligencia Nacional (25.520) y su modificatoria (27.126), promulgada el 3 de marzo de 2015 y publicada en el Boletín Oficial dos días más tarde. La misma entró en vigencia 120 días después y tuvo como fin la creación de la Agencia Federal de Inteligencia. La reforma establecida disolvió la Secretaría de Inteligencia (SIDE) y transfirió desde el Ministerio de Seguridad de la Nación la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal a la AFI.

La Agencia Federal de Inteligencia (AFI) encabeza el Sistema de Inteligencia Nacional (SIN) que también está conformado por la Dirección Nacional de Inteligencia Criminal (DINICRI), que depende del Ministerio de Seguridad, y por la Dirección Nacional de Inteligencia Estratégica Militar (DINIEM), dependiente del Ministerio de Defensa.

Asimismo, el flamante mandatario añadió que también decidió que «dichos fondos reservados, no sólo dejarán de ser secretos, sino que serán reasignados para financiar el presupuesto del Plan contra el Hambre en la Argentina».

«Lo mismo haremos con el resto de los fondos reservados que el actual Presupuesto nacional hoy prevé para las otras Fuerzas Armadas y de Seguridad, que serán mantenidos como tales en la medida indispensable, sólo cuando necesidades estrictísimas de Defensa y Seguridad lo exijan, y siempre con un máximo nivel de control parlamentario», remarcó, ante el aplauso y el vitoreo de los senadores y diputados presentes en el recinto.

Y concluyó: «Lo digo y reitero con la firmeza de una convicción profunda. Nunca más al Estado secreto. Nunca más a la oscuridad que quiebra la confianza. Nunca más a los sótanos de la democracia. Nunca más es nunca más».

Con estos anuncios el jefe de Estado anticipó la dura batalla que le dará al espionaje, que en los últimos años estuvo varias veces en el foco de la escena política por escándalos como difusiones de escuchas judiciales y extorsiones.

La medida también va de la mano de la inclusión de Gustavo Béliz en el Gobierno con el cargo de secretario de Asuntos Estratégicos: el funcionario mostró en 2004 una foto del jefe de operaciones de la entonces Secretaría de Inteligencia del Estado (SIDE), Antonio «Jaime» Stiuso, lo cual le valió tener que caer en el ostracismo de la política vernácula.

Entre las funciones que más se destacan, están: formular el Plan de Inteligencia Nacional, diseñar y ejecutar los programas y presupuestos de inteligencia inscriptos en el Plan de Inteligencia Nacional, planificar y ejecutar las actividades de obtención y análisis de la información para la producción de Inteligencia Nacional y de Contrainteligencia, dirigir y articular las actividades y el funcionamiento del Sistema de Inteligencia Nacional, así como también las relaciones con los organismos de inteligencia de otros Estados, coordinar las actividades dentro del marco de las leyes 23.554 de Defensa Nacional y 24.059 de Seguridad Interior con los funcionarios designados por los ministros de las áreas respectivas.

Lee también

Según el diario «Ámbito», Macri le dio otra exención de impuestos a la empresa Techint

El grupo Techint, el mayor conglomerado empresarial de la Argentina y principal obstáculo en la …

Watch Dragon ball super