Sánchez rechaza la última oferta de Iglesias y España queda al borde de nuevos comicios

El presidente del gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, rechazó hoy la última propuesta que le trasladó el líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, en un nuevo intento «in extremis» por desbloquear la formación de un nuevo Ejecutivo, con lo que España se sitúa al borde de unas nuevas elecciones generales.

Con la presión del llamado del rey Felipe VI a una nueva ronda de consultas políticas a partir del lunes para sondear si Sánchez cuenta con respaldo para ser reelegido por el Parlamento, Iglesias telefoneó al líder socialista y le hizo una oferta renovada, aunque insistiendo en formar una coalición.

La conversación, que duró escasos diez minutos, no sirvió para desbloquear la situación política, ya que Sánchez rechazó de plano la oferta, que algunos medios españoles calificaron de «imaginativa».

Iglesias le propuso al PSOE conformar un gobierno de coalición limitado a un año, período tras el cual, el acuerdo sería revaluado, aunque garantizaría la aprobación de las cuentas públicas.

Si después de ese primer año, ambos partidos constatan que la coalición no funcionó, entonces el líder de Unidas Podemos se comprometía a que su partido «abandonara el gobierno pero manteniendo su apoyo parlamentario».

La respuesta de Sánchez fue la misma que se viene escuchando desde la investidura fallida de julio: que no existe «confianza» entre PSOE y Unidas Podemos para formar «un gobierno cohesionado, que es lo que necesita España», según fuentes partidarias citadas por la prensa española.

Después de que las últimas dos reuniones negociadoras entre su partido y Unidas Podemos no dieron frutos y a falta de once días para que venza el plazo para llegar a un acuerdo de gobierno, el rey redobló la presión sobre los partidos poniendo en marcha el proceso constitucional que desembocará en unas nuevas elecciones, el próximo 10 de noviembre.

La presidenta del Parlamento español, Meritxell Batet, se reunió hoy con el monarca, quien le comunicó su decisión de celebrar nuevas consultas con los partidos políticos el próximo lunes y martes.

La finalidad de las nuevas consultas del rey es constatar si las negociaciones entre los partidos surtieron algún efecto y si Sánchez, ganador de los comicios del 28 de abril sin mayoría absoluta, tiene el apoyo parlamentario para ser reelegido al frente del Ejecutivo.

Esta semana, durante un debate parlamentario en el que volvieron a ventilar sus diferencias, Iglesias le pidió a Sánchez un encuentro cara a cara para hacer un último esfuerzo negociador, pero el líder socialista le dio la espalda. Iglesias, no desistió, anunció que lo iba a llamar, y así lo hizo esta tarde.

Poco antes de marcar el número de Sánchez, Iglesias publicó en las redes sociales un mensaje esperanzador.

«Venimos desde lejos. Hemos luchado mucho y seguimos adelante. No bajamos los brazos. Tampoco ahora. Aún

tenemos tiempo. Pongámonos de acuerdo. La gente lo espera. #SíSePuede», escribió Iglesias en Twitter, junto a un video que repasa la trayectoria de su partido, surgido del movimiento de los indignados.

Las expectativas estaban, por lo tanto, depositadas en ese llamado que fracasó.

Desde el gubernamental Partido Socialista (PSOE) habían dejado claro que ellos no se moverían y que lo que esperan es una «reflexión» de Iglesias.

«Sánchez irá (a la investidura) si tiene los apoyos y si Unidas Podemos considera la última propuesta que le hemos hecho», advirtió la vicepresidenta española, Carmen Calvo.

El líder socialista todavía tiene margen hasta el 23 de septiembre para llegar a un acuerdo con Unidas Podemos, cuyos votos son imprescindibles para superar la investidura, debido al voto contrario de conservadores y liberales.

El objetivo parece al día de hoy casi imposible, ya que el escollo principal está en las posiciones de partida.

Mientras el PSOE rechaza una coalición e insiste en gobernar en solitario en base a un programa progresista acordado con Unidas Podemos, mientras el partido de izquierda liderado por Pablo Iglesia exige entrar en el Ejecutivo.

En medio de esta creciente tensión, el ex presidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, del PSOE, reclamó «el máximo esfuerzo hasta el último minuto», pero sobre todo una «reflexión a fondo» a Unidas Podemos.

Una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas publicada hoy reveló que el PSOE de Sánchez vencería con claridad en unas nuevas elecciones, al lograr un 29,7% de los votos directos, seguido del Partido Popular (PP), con un 11,6% y Podemos y sus aliados con un 8,9%. Ciudadanos obtendría un 7,4% y Vox apenas un 3,3%.

Lee también

Estados Unidos, Brasil y Guaidó reconocieron a Jeanine Añez como presidenta de Bolivia

La senadora se autproclamó este martes jefa de Estado tras el Golpe a Evo Morales …

Watch Dragon ball super