Pediatra del Garrahan acusado por pedofilia: cómo transita la prisión domiciliaria

El médico pediatra del Hospital Garrahan acusado de pedofilia está en su casa luego que la Sala III de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas de la Ciudad de Buenos Aires le otorgara la prisión domiciliaria.

Así, el pediatra Ricardo Russo, cumple desde este sábado a a la madrugada prisión domiciliaria en su casa del barrio porteño de Núñez, tras la decisión del juez Sergio Delgado y la jueza Elizabeth Marum.

Los magistrados determinaron que el médico no representa riesgo de fuga ni entorpecimiento de la causa y establecieron que permanezca en su hogar con un dispositivo electrónico para controlar que no se mueva de allí.

«No tiene custodia y está en su casa porque no hay peligro de fuga o entorpecimiento en la causa», precisó el abogado defensor Izquierdo.

«Él está mal, como toda persona que estuvo detenida. No tenía antecedentes, daba congresos médicos en el exterior, es una eminencia en reumatología. La mujer y los hijos lo fueron a visitar a la cárcel todo el tiempo. Los primeros 60 días de detención no podía hablar con nadie, era un régimen de Guantánamo. Pasaba 23 horas en la celda», explicó Izquierdo.

Russo deberá resguardarse en su casa a la espera de un juicio que aún no tiene fecha. El médico continuará investigando y escribiendo desde su casa, para «no perder el ritmo laboral», una de las situaciones inciertas en relación a su futuro.

Russo estuvo detenido 99 días en el penal de Ezeiza y luego de los trámites burocráticos pudo instalarse, durante la madrugada de este sábado, en su casa de Núñez.

La resolución de la Cámara, que estableció «una morigeración de la prisión preventiva», fue adoptada este viernes por la tarde y en el fallo se indica que Russo debe permanecer en arresto, dentro de su casa, y en compañía de su entorno.

«De ese modo, los fines del proceso se encontrarán asegurados, a través de una medida que resulta proporcionada con el fin de evitar la concreción de los riesgos procesales y que no implica, además, un cercenamiento de la libertad tan grande como el que constituye el encarcelamiento cautelar en un establecimiento carcelario», explica el fallo.

Sin embargo, para la fiscal Daniela Dupuy, el médico tenía que estar detenido porque consideraba que había riesgos de fuga o de entorpecimiento de la causa.

Para sostener ese argumento aportó como prueba 270 videos de pornografía infantil que habrían sido compartidos por el pediatra en la red de distribución de archivos P2P «eMule», siete de ellos con nenas de entre 8 y 12 años en actos sexuales explícitos o con tomas de sus genitales.

Además, en los allanamientos realizados en su casa, se encontraron 761 fotos y dos videos con menores de 6 a 12 años.

También se halló pornografía infantil en la computadora que el médico usaba en el hospital y en el teléfono celular, además se encontraron fotos tomadas a menores dentro del nosocomio.

Lee también

Inédito fallo: tabacalera deberá indemnizar a familia de hombre que murió de cáncer de pulmón

En un inédito fallo, los jueces la Sala C de la Cámara Nacional de Apelaciones …

Watch Dragon ball super