“Canelo” Álvarez le ganó por puntos a Gennady Golovkin y es el nuevo campeón mundial de los medianos

El boxeo volvió a vivir una de sus noches gloriosas. Fue una de esas veladas que serán recordadas por muchos años. En el T-Mobile Arena de Las Vegas, el mexicano Saúl “Canelo” Álvarez le ganó al kazajo Gennady Golovkin en las tarjetas (114-114, 115-113, 115-113) y se consagró como nuevo campeón del peso mediano.

En una demostración de virtudes y guapeza por parte de ambos, el mexicano se impuso en las tarjetas y se apropió de los cinturones del CMB, AMB y IBO que pertenecían al kazajo.

Ambos comenzaron apoyándose en el jab para medirse. Ninguno atacó con determinación en el primer asalto, aunque con una tensión máxima en el ambiente y con el peligro latente de que cualquier golpe era capaz de quebrar el letargo estratégico. Pero todo cambió en el segundo asalto, donde Golovkin y ‘Canelo’ se mostraron un poco más agresivos, con el mexicano siendo más efectivo en sus ataques.

Los dos peleadores comenzaron el tercer asalto apostados en el centro del cuadrilátero, donde llevaron a cabo los rounds inciales. El ritmo fue en aumento, ‘GGG’ soltó un poco más sus manos y ‘Canelo’ respondió con solvencia. Los ganchos del kazajo empezaron a ser más protagonistas y a falta de 30 segundos para el final cuarto asalto se vio un gran intercambio de golpes que dañó físicamente a ambos.

Llegando al mitad de la pelea, ‘Canelo’ ya tenía un corte en la ceja izquierda porque su rival atacaba con jerarquía. Desde el público empezaron a corear el “Triple G” para alentar al peleador kazajo, que en el quinto asalto sufrió los contragolpes del púgil azteca.

Al ingresar en el sexto round, donde empezó a premiar la preparación física, ‘Canelo’ Álvarez pegó duro y con buena frecuencia para incomodar a un Golovkin que no escatimaba potencia en sus descargas. Y en el séptimo asalto, el kazajo logró encontrar la distancia perfecta para poner en aprietos al mexicano. No obstante, seguían ambos en el centro del ring, negándose a ceder protagonismo.

La pelea llegó a su recta final con ‘Canelo’ y Golovkin enteros, dispuestos a seguir golpeando. El kazajo tenía una leve ventaja por su capacidad de pegar duro en todo momento, atacando de forma constante y ofreciendo todo su potencial ante un ‘Canelo’ ofensivo, en una faceta que no le sienta tan cómoda.

En el noveno asalto se empezó a ver un ‘Canelo’ más agotado, dosificando sus puños, siendo menos atinado al momento de golpear. De hecho, el mexicano acortó distancias y hubo mucho choque de cuerpos. Con tres rounds por delante, el púgil azteca solamente podía apostar por un nocaut que le de la pelea por ganada.

El boxeador mexicano hizo su último esfuerzo al iniciar el décimo asalto y a partir de allí Golovkin impuso su jerarquía, moviendo la cintura para burlar la ofensiva del ‘Canelo’ y golpeando en los momentos justos. En los últimos dos asaltos se agudizó esta tendencia. ‘Canelo’ mostró todo su orgullo, siguió atacando, pero Golovkin, que terminó con la ceja derecha cortada, era el dueño del cuadrilátero y controlaba la pelea con mucha categoría.

El T-Mobile Arena despidió de pie y ovacionando a dos boxeadores que ofrecieron su mejor versión y terminaron abrazados, ensangrentados, con la tranquilidad de haber dejado todo arriba del cuadrilátero.

Comenta esta noticia!