Santiago del Estero: rescataron a 40 chaqueños obligados a trabajar en condiciones inhumanas

Los damnificados estaban siendo prácticamente esclavizados en un campo distante 36 kilómetros de Quimilí. El capataz que estaba a cargo, el dueño del campo y otro empleado fueron aprehendidos por disposición de la fiscal de turno.

La Policía santiagueña rescató a unos 40 trabajadores que se encontraban desempeñando tareas rurales en un campo del departamento Moreno, los cuales estaban siendo sometidos a condiciones inhumanas, sin alimentos ni higiene. En las próximas horas volverán a la provincia.

Todo inició con una denuncia presentada en la Comisaría 29 de Quimilí por un hombre de 39 años de apellido Figueroa y un adolescente de 17 de apellido Sosa, ambos manifestaron que eran oriundos de Villa Berthet, Chaco. Expusieron que se encontraban prácticamente “cautivos” en un campo distante unos 36 kilómetros al sur de esa ciudad.

Deslizaron que había más de 30 personas más, entre ellos varios menores, los cuales se encontraban en pésimas condiciones y solicitaban la intervención policial para poder regresar a su provincia. Los uniformados comunicaron la situación de inmediato a la fiscal de turno, Natalia Saavedra, la cual ordenó que una comisión policial se traslade al lugar y constante los dichos de los comparecientes.

Los policías llegaron al campo señalado y descubrieron a unas 40 personas que dormían a la intemperie bajo carpas de nailon, con elementos de cocina sin ningún tipo de higiene.

En el lugar procedieron a identificar al capataz, apodado “Chifa”, de apellido Stepnick, el cual también sería oriundo de Chaco. El hombre quedó aprehendido, acusado del supuesto delito de “reducción a la servidumbre”, por disposición de la fiscal.

El campo también le pertenecería a un productor chaqueño, el cual habría contratado a los damnificados para que desmonten el lugar. Los trabajadores señalaron que estaban disconformes con las condiciones y la paga, ya que “Chifa” les había prometido una suma, pero que una vez que estuvieron en el campo les redujo el monto, además de que era él mismo quien les vendía la comida.

Posteriormente procedieron a la aprehensión del propietario de las tierras, un hombre de apellido Nemecz y un segundo capataz de apellido García.

Fuente: El Liberal

Comenta esta noticia!