Tarifazos, sueldos e inflación: cómo repercute en la gente la situación del país

Diario Chaco habló en Resistencia, con personas de diferentes edades y en diferentes situaciones, para saber qué sensaciones tienen respecto a la Argentina de hoy. La inflación, el aumento del boleto interurbano, los sueldos que perciben. ¿Les alcanza el dinero?, ¿Pueden llegar tranquilas a fin de mes? Estas y otras preguntas fueron respondidas en los siguientes testimonios.

 

“SI TENES QUE DEPENDER DE TU SUELDO NO LLEGÁS”

Una docente, único sostén de sus dos hijas, fue la primera que comentó de manera tajante: “La economía me pega duro”.

“Yo vivo en Presidencia La Plaza y tengo que venir a Resistencia y pagar $240 de pasajes (que se lo tiene que pagar ella, `porque el Estado no cubre ese gasto`) y cuando no tenemos venimos a dedo. El problema es que no nos pagan lo que nos tienen que pagar”, dice.

La joven comentó que abona un alquiler y aseguró que el sueldo no le alcanza. Por esto, “con mi mamá hacemos comida, porque si tenés que depender de tu sueldo, no llegás”.

Con respecto al “tarifazo” en la energía eléctrica dijo que ya lo sintió.

 

“AHORA COMO UNA VEZ AL DÍA”

Una mujer de 57 años, que trabaja como empleada doméstica hace 25, dijo: “Estoy en blanco pero el sueldo no me alcanza. Estoy muy mal”.

Comentó también que abona la luz “parcialmente” y que están por cortarle el agua porque no la puede pagar. “Debo el servicio y no puedo pagar, así que tendré que financiar”.

Aunque está en blanco, su sueldo es de $ 8000, porque si bien trabaja todos los días, no completa las ocho horas. “A mi edad no puedo trabajar en otro lado”, reconoce.

Haciendo una comparación entre éste y el Gobierno anterior, manifestó: “Me siento peor. Con Cristina me estaba por jubilar con 55 años y vivía bien. No soy kirchnerista, pero te aseguro que vivía mejor. Ahora como una vez al día”.

 

JUAN, 71 AÑOS: “MI SUELDO A VECES ALCANZA Y A VECES NO”

“Esto cada vez va peor, más para aquellos que tienen un sueldo miserable”, comenzó.

“Soy jubilado de la administración pública hace nueve años y mi sueldo a veces alcanza y a veces no”, reconoce.

Juan tiene algunos problemas de salud actualmente, por lo que gran parte de lo que percibe debe destinar a medicamentos “y muy pocos tienen descuentos en INSSSEP”, según aseguró. También usa muchas gasas y guantes, que no están cubiertos en la obra social.

En cuanto a la boleta de luz aseguró que aún no siente el aumento: “El mes pasado me vino más que este mes”.

 

Diez personas contaron cómo viven la situación económica argentina

 

VICTOR, 53 AÑOS: “EL AGUA Y LA LUZ SON CARÍSIMAS”

Es taxista hace siete años, y comentó a Diario Chaco: “Trabajo más horas que antes, pero juntar plata me cuesta el doble. El rubro está durísimo, entre el aumento del combustible y los insumos que necesitamos”.

Comparando con su situación años atrás, contó que antes trabajaba “bastante bien” a la mañana y a la tarde podía tomarse un franco.

“Hoy me levanto a las 6, trabajo hasta las 13. Después arranco a las 16 y sigo hasta las once o doce de la noche. Es la única manera de cubrir los gastos que tengo”, manifestó.

Víctor tiene casa propia, pero cuenta que muchos de sus compañeros tienen que pagar alquiler y “en ese caso la preocupación es doble”.

“El agua y la luz son carísimas”, dijo.

Si bien dijo que no le interesa quien esté en el poder, cuenta que antes estaba “más holgado económicamente, había más trabajo y te alcanzaba la plata. Hoy la estamos pasando mal”.

 

GLADYS, 31 AÑOS:  “LA CLAVE ESTÁ EN REMARLA TODOS LOS DIAS”

Con tres hijos y otro sueldo que ingresa al hogar, confesó: “Tenés  que ir adaptándote, de acuerdo a tus ingresos y los gastos que vas teniendo. La clave está en remarla todos los días para no llegar con lo justo y que a ellos no les falte nada”.

Como paga alquiler, comentó que “los dos sueldos no son suficientes” y que utilizan la tarjeta de crédito como una manera de financiar sus compras.

En cuanto a la tarifa de la luz, expresó que hace dos meses recibe facturas con aumentos, y que si se le suma el servicio de agua, paga “alrededor de $ 2000”.

El sueño de la casa propia aún sigue siendo eso, un sueño, para Gladys y su familia: “Ahorramos para comprar un terreno, pero siempre ocurre algo y tenemos que gastar esa plata”.

“Teníamos un terreno pero tuvimos que venderlo por necesidad”, dijo.

 

RODRIGO, 23 AÑOS Y SU PAREJA: “CON EL AUMENTO DEL PASAJE TE CONVIENE CAMINAR”

Vive con su pareja que también trabaja y alquilan un departamento.

Consultado sobre si su sueldo le alcanza dijo: “Me está tocando la garganta. A veces alcanza y a veces no”, a pesar de que nadie depende de él económicamente.

Reconoció que a veces debe recurrir a pedir dinero prestado o sacar un préstamo “no muy grande porque después no podes pagarlo”.

Su medio de movilidad es el colectivo, “pero con el aumento del pasaje te conviene caminar”, reconoce.

 

 

RAÚL, 66 AÑOS: “JUNTO COMIDA DE LOS TACHOS DE BASURA”

Todos los días está sentado frente a la Iglesia Catedral, pidiendo limosnas para comprar comida. Comentó que no tiene familia ni casa y que hace años perdió todo.

“Los ancianos se están muriendo de hambre”, dijo.

“Yo estoy acá pidiendo, y las personas saben de mi necesidad, pero no pueden darme nada porque tienen lo justo”, agregó.

“No recibo ayuda del Estado. Eso es sólo para los punteros políticos”, asegura.

Por último comentó que por día aproximadamente junta entre $ 60 y $ 80, pero “eso no me alcanza para comer, así que junto comida de los tachos de basura”.

 

Raúl asegura: “No recibo ayuda del Estado”

 

GUSTAVO: “ESTAMOS TODOS MAL”

Es docente bilingüe y aseguró: “La mayoría estamos afectados por la economía”.

Su sueldo de $ 7000 por mes no le alcanza. “Estamos todos mal. Este país necesita un consenso con inclusión social y queremos que baje la inflación”, dijo.

En cuanto a las tarifas de luz, manifestó que tiene “seis boletas adeudadas. Sentimos el incremento a una taza muy alta”.

 

MARIANA, 49 AÑOS: “LO QUE MÁS TEMOR ME DA ES QUE NO VAYA A MEJORAR NUNCA”

Dijo que su situación económica no le genera mayores problemas “porque ya estoy sola, no tengo hijos a mi cargo”.

Si bien alquila, manifiesta que no tiene problemas graves, pero que es consciente de lo que pasa “y lo que más temor me da es que no vaya a mejorar nunca”.

Su medio de transporte es el colectivo interurbano, y el aumento del boleto “le afecta”.

“Si tuviera a mis hijos a cargo, estoy segura que no me alcanzaría”, finalizó.

 

De diez relatos recolectados al azar en las calles de Resistencia, sólo uno refleja una situación económica sin mayores problemas. El resto habla de sueldos que no alcanzancasas propias que no llegan y la necesidad de recurrir a changas para mermar la situación.

El Gobierno nacional anunció que pedirá un préstamo al FMI. Al respecto, el economista Martin Tetaz aseguró: “Nadie va al Fondo Monetario Internacional si las cosas están bien. Nadie va por placer hasta ahí”.

Por otro parte, el dólar comenzó la semana con alza, a $ 25 para la venta. Además continúan los despidos arbitrarios en diferentes organismos del Estado.

Ante este panorama, el equipo de Mauricio Macri asegura que “este no es el momento más difícil del Gobierno” y manifiesta la necesidad de llevar tranquilidad a la gente, porque “vamos a salir bien de esto”.

 

 

(*) Periodista

Comenta esta noticia!