Argentina y Estados Unidos realizan un ejercicio conjunto contra el tráfico de armas de destrucción masiva

Especialistas de Defensa, Seguridad, Salud, la Aduana, Cancillería y las tres fuerzas Armadas comparten entre ayer y hoy con expertos norteamericanos un ejercicio teórico en Buenos Aires

Delegados de los Ministerios de Defensa, Seguridad, Salud y Relaciones Exteriores de la Argentina y Estados Unidos comenzaron este miércoles los ejercicios teóricos conjuntos para impedir el eventual tráfico de armas de destrucción masiva con la clara intención de dar cumplimiento a los programas en contra de la proliferación de armas a nivel mundial.

Desde ayer por la mañana temprano y hasta hoy por la tarde, en el Sala Roca del piso 13 del Ministerio de Defensa un grupo de expertos que llegó el fin de semana desde Washington y referentes argentinos en diferentes especialidades se encuentran analizando un hipotético caso de tráfico de armas de destrucción masiva que podría ocurrir en la zona norte de la Argentina.

“Se trata de una discusión intelectual y de análisis de diferentes acciones por tomar que aporta cada uno de los participantes y países sentado en la mesa”, explicó a Infobae una fuente de Defensa que es anfitrión del operativo conjunto de la Argentina y Estados Unidos en el  marco de la Iniciativa Contra la Proliferación (ICP) de la que nuestro país es signatario desde hace varios años.

La ICP es un esfuerzo global para impedir el tráfico de armas de destrucción masiva. Esto brinda a los Estados un marco para fortalecer sus capacidades en contra de la proliferación de armas de destrucción masiva.

Desde la embajada de Estados Unidos confirmaron el desarrollo de este operativo conjunto pero no dieron más detalles del mismo ya que sus características y resoluciones finales son muy reservadas.

Fuentes del Ministerio de Defensa aclararon que de parte de Estados Unidos participaron cuatro expertos en armas de destrucción masiva y tres funcionarios más de la embajada en Buenos Aires. No hubo funcionarios de Inteligencia, dijero, sino expertos de Defensa, el Departamento de Estado y la oficina anti lavado (FINCEN).

Por el lado argentino hubo referentes de las tres Fuerzas Armadas, del Ministerio de Salud, de Seguridad, la Cancillería y la Aduana.

Según explicaron a Infobae algunos de los organizadores del encuentro con los expertos norteamericanos, el aporte de cada uno de los ministerios que hoy se sentaron a discutir con sus contrapartes de Estados Unidos define lo que se da en conocer como un “ejercicio teórico contra las armas de destrucción masiva”. En los papeles se realiza un hipotético contrabando de un cargamento de armas de destrucción masiva y se evalúan diferentes hipótesis de trabajo sobre cuál sería el correcto accionar para impedir esta situación.

Desde el 2003 Estados Unidos hizo más de 100 ejercicios de iniciativas contra la proliferación de armas de destrucción masiva con distintos países del mundo, entre los que se encuentran varias naciones de América Latina. Esta es la primera vez que Estados Unidos hará con la Argentina este tipo de ejercicios.

Desde el Ministerio de Defensa explicaron que se tratará de un ejercicio “de mesa-teórico”. Por este motivo, no se necesitará del aval del Congreso para la realización de este ejercicio conjunto ya que no habrá entrada de tropas norteamericanas sino solo de técnicos de defensa y del área de inteligencia militar, explicaron en el Gobierno.

Las mismas fuentes calificadas de Defensa añadieron que se trata de un acuerdo sellado por la Argentina con 105 países, incluidos Estados Unidos y Rusia.

El año pasado, el Ministerio de Defensa, a propuesta de la Armada Argentina, realizó con tropas norteamericanas un ejercicio combinado denominado “Cormorán”. Ese operativo consistió en maniobras militares conjuntas en las bases aeronavales Almirante Zar de Trelew (Chubut) y Comandante Espora en Bahía Blanca.

En ese entonces, el kirchnerismo y otros sectores de la oposición cuestionaron duramente el operativo realizado por la Argentina con Estados Unidos que se hizo en octubre del año pasado e incluyó tres aeronaves: una P3B Orion de Argentina (con 16 tripulantes) y dos P3C Orion de Estados Unidos con hasta 30 tripulantes. Este ejercicio tenía por objetivo capacitar a los militares argentinos en las tareas de búsqueda y rescate de personal.
Esta vez no habrá quejas de la oposición porque no se trasladó personal militar en el campo y el ejercicio conjunto se limitó a un trabajo teórico.