Mario Abdo Benítez, el presidente electo de Paraguay

El derechista Mario Abdo Benítez, hijo del secretario privado del dictador Alfredo Stroessner, ganó por estrecho margen la presidencia de Paraguay y espera los resultados de su partido Colorado en el Congreso, clave para su gobernabilidad.

“El pueblo votó por la unidad y no por la división. Me comprometo a ser factor de unión del Paraguay”, dijo conciliador Abdo Benítez en su primer discurso después de ser proclamado presidente electo por el Tribunal Electoral.

“Marito”, como se le conoce popularmente, ganó por tres puntos de ventaja al liberal Efraín Alegre, quien postuló por la coalición de centro izquierda Alianza Ganar.

El resultado es muy inferior a la proyección de las encuestas, que llegaron a darle hasta 20 puntos de ventaja.

“Hay una diferencia de tres puntos, lo que significa que la gente está buscando un cambio. Ese cambio somos la Alianza”, aseveró Leo Rubín, compañero de fórmula de Alegre, al conocer los resultados la noche del domingo.

Dominio colorado

En las elecciones del domingo, en las que participó cerca de 65% de los 4,2 millones de votantes, se decidía también la composición del nuevo Congreso y los gobernadores de los 17 departamentos.

Y aunque el partido Colorado ratificó la hegemonía que casi ininterrumpidamente ha mantenido desde hace 70 años, las encuestas no le aseguran una mayoría parlamentaria.

“La diferencia con la que ganó Abdo Benítez puede causarle problemas de gobernabilidad. El partido Colorado tiene que replantearse”, comentó a la AFP la analista Ati Snead, de la firma de sondeos Ati Snead y Asociados.

Al aceptar su derrota en la presidencial, Alegre lanzó una advertencia. “Creemos que el cambio en Paraguay es irreversible, más temprano que tarde”, dijo.

Paraguay, que salió de 35 años de dictadura en 1989, ha vivido bajo la hegemonía del partido Colorado desde 1947, con la sola excepción del gobierno del exobispo y expresidente izquierdista Fernando Lugo (2008-2012), quien fue destituido en un juicio político un año antes de completar su mandato.

“Los colorados tienen vocación de poder. Tienen un voto disciplinado y una tradición de participar en los procesos electorales, además de un esquema de manejo del funcionariado que está intacto desde la época de Stroessner y que les da resultados electorales”, explicó Snead.

La función pública, en la que se desempeñan unas 300.000 personas, es una de las pocas fuentes de empleo en este país en el que la pobreza alcanza a 26,4% de la población y la informalidad abarca a cerca del 40% de la economía.

Y en su discurso de la victoria, Abdo Benítez agradeció de manera directa a los funcionarios públicos.

 

Fuente: NA

Leer más…

Lea más en https://www.diariotag/noticias/sociedad/mario-abdo-benitez-es-el-nuevo-presidente-de-paraguay#3mCC52whSIKeAkix.99