Comienza a bajar el río Pilcomayo en Formosa

Los inundados en el oeste formoseños, muchos de ellos aborígenes, fueron asistidos en el centro de evacuados “La Solidaridad”, dispuesto por el gobierno provincial, y tuvieron una constante asistencia tanto local como de organismos como la Anses y el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación.

Luego de sobrevolar las zonas afectadas por la crecida, el gobierno provincial explicó que ante la bajante “una de las estrategias es volver a encauzar” el Pilcomayo “sobre todo en un sector de casi 7 kilómetros de correderas saturadas”, un “área de taponamiento donde las aguas terminaron sobrepasando las defensas”.

También realizan “estudios topográficos” y muchas familias deberán ser relocalizadas “en un sitio diferente al que residían hasta esta colosal crecida”, indicaron las autoridades.

Debido a la crecida en comunidades como Churcal, La Madrugada, San José, Laguna Cansino, Tres Yuchanes -todas a unos 500 kilómetros de la capital- las casas, escuelas, templos y otras construcciones tienen “más de un metro de sedimento, toneladas de arena que van quedando como secuela del desastre” causado por la crecida.

Más de un centenar de productores agropecuarios y ganaderos se juntaron en la localidad de Las Lomitas con dirigentes de la filial formoseña de la Federación Agraria Argentina (FAA) para analizar la situación, pues sufrieron “perdidas millonarias”, aseguró a Télam Pánfilo Ayala, director de la entidad.

“Vamos a acompañar a los productores en todo momento”, aseguró Ayala y explicó que “unas 200.000 hectáreas fueron devastadas”, con afectación de la ganadería mayor y menor “y en términos económicos la pérdida es incalculable”, lamentó.

El dirigente de la FAA señaló que en esas situaciones el ganado “aguanta 15 0 20 días” y que en muchos casos los productores “no pudieron sacar sus animales a zonas más altas y se les murieron”.

Comenta esta noticia!