La risa: beneficios para la salud y la vida

La risa es una de las experiencias más comunes y misteriosas para la ciencia, sobre todo a la hora de definir la causa de eso que conocemos como “humor”. La ironía, las torpezas, los chistes verdes, los trabalenguas o las cosquillas nos sacaron más de una vez una carcajada, o al menos, una leve sonrisa.

En China, los taoístas sostenían que la salud de una persona era proporcional a las veces que se reía durante el día. En la Edad media, la actuación de los bufones durante las comidas se hacía con el fin de facilitar la digestión en los comensales, asociada a la hilaridad provocada por este. Más tarde, fueron muchos los expertos que, como Richard Mulcaster y Robert Burton, comenzaron a recomendar la risa como ejercicio o como método terapéutico(risoterapia). El propio Sigmund Freud atribuía a la risa el poder de liberar el organismo de energía negativa.

En las últimas décadas han proliferado diversos tratamientos e intervenciones clínicas relacionados con el humor y la risa; Investigaciones más recientes sobre la “risoterapia” se están llevando a cabo en Suiza, aunque los pioneros han sido los americanos y los canadienses.

¿Qué sucede en el cuerpo humano cuando reímos?

En primer lugar, la risa genera cambios fisiológicos directos en los sistemas musculoesquelético, cardiovascular, inmunológico y neuroendocrino, los cuales se asocian a un efecto beneficioso a corto y largo plazo. Lo cual conduce a estados emocionales más positivos, los cuales podrían contribuir a una percepción subjetiva de mejor salud y calidad de vida. También, ayuda combatir el estrés y la ansiedad, así como elevar la tolerancia al dolor subjetivo y finalmente, puede aumentar la satisfacción en las relaciones sociales.

la risa pone en movimiento alrededor de 300 músculos diferentes de todo el cuerpo: de la pared abdominal, cabeza, cuello, espalda, hombros, brazos, manos y piernas entre otros. Todo este movimiento corporal es acompañado de una serie de procesos neurofisiológicos asociados, como los cambios respiratorios y circulatorios. Internamente la risa se acompaña de una sensación subjetiva conocida como “hilaridad”, cuyo goce se ha comparado con el de la actividad sexual y otras reacciones placenteras del organismo.

Se dice que la risa es el “aerobic del alma”, debido a que cuando nos reímos de verdad y a carcajadas, ejercitamos todos los sistemas de nuestro cuerpo.

Fuente: Diario21.tv, Medline Plus, Wikipedia y Archivo personal

Consultor Medico: Dr. Rene A. Triviño G. – M.P. 5812 – Medicina Integrativa

Comenta esta noticia!