Máxima tensión en Brasil: Lula negocia su entrega

El expresidente se encuentra desde anoche en la sede del sindicato de metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo.

A las 17 venció el plazo para que el expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva, condenado por un caso de corrupción, se entregue a la Policía Federal. El exmandatario se encuentra en la sede del Sindicato de Metalúrgicos de Sao Bernardo do Campo, San Pablo, desde anoche. En estos momentos, continúa negociando su entrega con la policía.

“No habrá resistencia, pero él (Lula) no irá al matadero de cabeza baja por libre y espontánea voluntad”, dijo uno de los abogados del expresidente, José Roberto Batochio.

Según La Nación, se habría negociado que Lula vaya desde San Pablo hasta Curitiba en un avión privado fletado, para evitar la imagen de él en un jet de la Policía Federal, como ha ocurrido con otros detenidos por la operación Lava Jato. Sin embargo, Lula habría rechazado luego esa opción.

Por otro lado, Gleisi Hoffmann, presidenta del PT, dijo: “Quería dejar en claro que no hay, por parte del expresidente Lula, incumplimiento de la sentencia de prisión por parte del juez Sergio Moro. Él está aquí, en el sindicato de metalúrgicos, un lugar público. Todo el mundo sabe donde está. Y aquí permanecerá, junto a la militancia. Es importante dejar en claro que a Lula le fue dada la opción de ir a Curitiba, y el resolvió no ejercer esa opción”.

Además, un vocero del PT había anunciado que Lula hablaría hoy a las 16, desde la sede del sindicato. Eso no sucedió. Pero se espera todavía que el exmandatario de un discurso.

Ayer, el juez federal Sergio Moro ordenó al expresidente que se entregue y le dio plazo hasta las 17 de hoy. La celda que le fue asignada está en una cárcel en Curitiba. La orden de arresto fue dictada después de que el Supremo Tribunal Federal (STF), máxima instancia judicial de Brasil, negara un recurso de habeas corpus presentado por la defensa del exmandatario para evitar su arresto. Hoy, el Supremo Tribunal Federal (STF) negó otro habeas corpus que había presentado esta mañana la defensa de Lula.

Lula fue sentenciado a cumplir una pena de prisión de 12 años y un mes por corrupción, en el marco de la investigación Lava Jato. Fue condenado por recibir de la constructora OAS un departamenteo tríplex en el litoral paulista, como soborno, para favorecer a esa empresa con contratos con la petrolera estatal Petrobras.

En caso de que Lula no se entregue voluntariamente a la Policía Federal, Lula perdería el beneficio de quedar detenido en una sala-celda especial, advirtieron hoy fuentes judiciales.

La Policía Federal de Curitiba transformó una de sus salas en una celda especial para recibir al expresidente. La sala-celda está ubicada en el cuarto piso de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba. Es de 15 metros cuadrados, posee una cama simple y una mesa, además de un baño privado.