El cáncer de colon brinda oportunidades para prevenirlo

El cáncer colorrectal tiene una gran incidencia en los países occidentales. Argentina cuenta con estadísticas propias y sabemos que sus cifras son equiparables a los países más desarrollados, siendo el segundo cáncer en frecuencia para ambos sexos. También de las estadísticas se desprende que, en la actualidad, es la segunda causa de muerte por cáncer seguido al cáncer de pulmón. El Ministerio de Salud informó en 2015 una tasa de mortalidad promedio de 7603 pacientes por año.

El punto relevante que caracteriza a este cáncer es que, a diferencia de la mayoría, nos brinda muchas oportunidades para realizar acciones preventivas. Esto ocurre dado que el cáncer de colon en el 90% de los casos se desarrolla a partir de lesiones premalignas llamadas pólipos, que son crecimientos de la mucosa del intestino que, de persistir en su desarrollo, terminan generando la enfermedad. Lo bueno es que este proceso lleva muchos años, es decir, que hay muchas oportunidades de poder extraer estos pólipos antes de que se conviertan en malignos. Es importante destacar que en el 90% de los casos el cáncer de colon se desarrolla sobre un pólipo y en el 75% no hay antecedentes familiares. De ahí entonces la necesidad de que la población conozca que aquellas personas que tienen riesgo de tener estas lesiones deben hacerse estudios para poder diagnosticarlos.

Los pólipos no dan síntomas. La presencia de sangrado, anemia, cambios en el ritmo evacuatorio o pérdida de peso, entre otros, pueden ser la causa de un tumor ya desarrollado.

Para evitar la aparición de cáncer colorrectal, se recomienda consumir alimentos ricos en fibra, reducir la ingesta de carnes rojas y grasas, limitar las dietas hipercalóricas, mantener el peso y hacer actividad física diaria durante 30 minutos, evitar el tabaco y reducir la ingesta de alcohol. La población con riesgo de tener pólipos es toda persona que ha alcanzado los 50 años y hasta los 75 años ya es una persona de riesgo; aquellos con antecedentes familiares de cáncer colorrectal o pólipos; personas que han tenido algún pólipo previamente y pacientes con enfermedades inflamatorias del intestino (colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn).

Todos ellos deben hacer la consulta pertinente para establecer el mejor método de estudio y el seguimiento. Dada la frecuencia de esta enfermedad es importante que todas las personas se interesen por el tema y conversen con su médico de confianza al respecto. También pueden recurrir a las fuentes confiables para aprender más sobre esta afección.

Comenta esta noticia!