Un vino argentino, elegido el mejor tinto del mundo

El vino argentino gana cada vez más prestigio en el mundo, suma puntos en las listas de los críticos top que más miran la industria y los consumidores extranjeros, y ganan medallas en concursos. La novedad ahora llega de Francia: el concurso de la Unión de Enólogos de Francia premió, por primera vez, como mejor tinto del mundo a un Cabernet argentino.

El trophée de vinos tintos del Vinalies Internationales ya lo habían ganado otros argentinos, pero con el Malbec, nuestra cepa insignia. Por eso la inédita distinción en París para un Cabernet, La Mascota Cabernet Sauvignon 2016, es otro indicador del gran momento de los vinos locales.

El concurso lo organiza cada año la Unión de Enólogos de Francia. Más de 130 jurados cataron a ciegas unas 3.500 botellas provenientes de 40 países. De Argentina, 9 vinos ganaron medalla de oro y otros 18, de plata.

“Este reconocimiento es un hecho histórico ya que es la primera vez que un Cabernet argentino recibe la máxima distinción a nivel mundial. Argentina comparte el podio del mejor vino del mundo con Alemania, que obtuvo el trofeo al Mejor Vino Blanco, y Francia, que logró el premio al Mejor Vino Rosado”, aseguró Juan Parajua, gerente de Marketing de Mascota Vineyards. El mejor blanco fue elegido el Limburg Grauer Burgunder Spätlese 2016 de bodega Sasbacher Winzerkeller y el mejor rosado, el Chateau Laurens 2017 Sas Les Domaines, de Montariol Degroote.

Atrapan a tres menores cuando intentaban robar en una escuelaEl vino premiado como el mejor tinto del mundo tiene la firma del enólogo Rodolfo “Opi” Sadler y nació en Mendoza, más precisamente en Cruz de Piedra, en Maipú.

“Es elaborado a través de un proceso de cosecha manual con selección de racimos y bayas. Durante un período de 25 días se fermenta con levaduras silvestres y macera en tanques pequeños de hormigón a 23–25 °C. Antes de ser embotellado, reposa 15 meses en barricas nuevas de roble francés y americano”, explica Parajua. Y lo describe: “De color rojo intenso con tintes violáceos, aromas a casis, mermelada de frambuesa y vainilla. Con un toque elegante de pimiento asado y chocolate. De entrada dulce en boca, con taninos intensos, final placentero y persistente”. Se produjeron 700.000 botellas y cuesta $ 405.

Comenta esta noticia!