Más de 500.000 muertos en siete años de guerra en Siria

Las estadísticas de Unicef destacan que el 2017 fue el año del conflicto más mortífero para los niños.

La factura humana de la guerra siria suma ya 511.000 vidas segadas por una contienda a escasos días de cerrar el séptimo año, según el recuento que ha hecho este lunes el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, una organización que se ha erigido en una de las fuentes más fiables por sus informadores sobre el terreno. Del balance anunciado, 353.935 personas han sido identificadas, de las cuales 106.390 son civiles (19.811 menores y 12.513 mujeres). Las fuerzas de El Asad y sus aliados son responsables de un 85% de las víctimas civiles. El Observatorio, situado en Londres, contabilizó al menos otras 155.000 muertes más de las que se desconoce la identidad. Este lunes, UNICEF informó de que los dos primeros meses de este año han sido los más mortíferos para los niños sirios, con más de un millar de muertos y heridos.

El bando de las tropas regulares sirias y las milicias aliadas han registrado según el Observatorio sirio el mayor número de bajas con un 34.5% del total identificado. De estos, 63.820 eran militares, 48.814 milicianos sirios, 1.630 miembros del partido-milicia libanés Hezbolá y otros 7.686 extranjeros chiíes. Los grupos yihadistas vinculados a Al Qaeda y Estado Islámico sufrieron el 18% de las muertes identificadas, mientras que un 17.5% de las víctimas fueron de las filas de los diversos grupos insurrectos que luchan en el país (entre los que se incluyen a las milicias kurdosirias). La fuente puntualizó que el recuento no incluye a 45.000 civiles fallecidos por torturas en centros de detención gubernamentales.

Por su parte, la Red Siria para los Derechos Humanos, organización simpatizante con el bando rebelde, eleva a 212.786 el número de civiles que han perdido la vida desde el inicio del conflicto en marzo de 2011 y de cuyas muertes responsabiliza mayoritariamente al Gobierno de Damasco.

Cada vez más niños mueren en la guerra en Siria, ha lamentado este lunes UNICEF, el Fondo de Naciones Unidas para la infancia, recalcando en un informe que 2017 fue el año en el que murieron más niños en Siria, desde el estallido del conflicto, con un 50 % más de fallecidos que el año anterior, aunque la organización humanitaria no detalló el número de muertos. Al menos 200 menores han perdido la vida solo en Guta.

De los frentes actualmente activos en el país, el de Guta Oriental, el mayor enclave rebelde situado en la periferia de Damasco, se impone como el más mortífero para los civiles. Según las fuentes, entre 165.000 y 400.000 personas se encuentran allí atrapadas. Desde que el pasado 18 de febrero la aviación siria reforzara la ofensiva aérea sobre estos suburbios de la capital, más de 1.000 civiles han perdido la vida y cerca de 5.000 han resultado heridos, según datos de Médicos sin Fronteras.

En estos siete últimos años, 5,6 millones de sirios han buscado refugio fuera del país, incluidos 2,6 millones de niños, principalmente en los países vecinos. Además, 6,1 millones de sirios se han visto desplazados dentro del país por la guerra, de los que 2,8 millones son niños. Actualmente, en el país hay 13,2 millones de personas necesitadas de ayuda humanitaria, de los que 5,3 millones son niños, 200.000 de los cuales se encuentran en las zonas sitiadas y otros 1,2 millones en las zonas de difícil acceso, según UNICEF.

Fuente: El País de España

Comenta esta noticia!