Revelan detalles del primer testamento de Pablo Escobar

El capo del cartel de Medellín redactó un documento cuando tenía 31 años. Más tarde escribió otra última voluntad.

La Justicia de Colombia ordenó revisar los dos testamentos de Pablo Escobar Gaviria como parte de una maniobra para embargar los bienes heredados por la familia y allegados del jefe del Cartel de Medellín.

El primer testamento de Escobar fue redactado en Medellín en 1980, cuando Escobar tenía 31 años y ya estaba casado con Victoria Eugenia Henao.

La pareja tenía un solo hijo, Juan Pablo Escobar Henao, quien recibiría el 25% del patrimonio, informó la revista Semana.

Además se quedaría con la colección de autos de lujo de su padre, según explicó el heredero en su libro “Mi padre”.

Escobar dispuso que su mujer recibiera el 50% de su fortuna y el 25% restante sería a su vez dividido: un 99% para sus padres, hermanos, y el 1% restante iría a una tía llamada Luzmila Gaviria.

Pero en 1984 nació Manuela Escobar Henao, lo que cambió las disposiciones del jefe de Medellín: su hija recibiría “cuarta de mejoras que la ley otorga” con bienes varios, desde muebles, porcelanas y electrodomésticos hasta cuadros de Salvador Dalí, Auguste Rodin y Fernando Botero.

Si bien Escobar se cuidó de mencionar cifras concretas en ambos testamentos, en el segundo acusó 120 millones de dólares y para finales de los ochentas la revista Forbes lo incluyó en su ranking con 3.500 millones de dólares.

La publicación de los testamentos de Escobar Gaviria se produjo en el marco de la decisión del Primer Juzgado de Antioquía de que se rematen 16 bienes que estaban en manos de Henao y de la madre y la hermana del ex sicario del jefe narco, Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye.