El cabo asesinado estaba desarmado:Malestar policial y un memorándum “urgente” de Jefatura

El joven policia estaba sin arma porque estaba sujeto a un sumario administrativo. Esta muerte reavivó un viejo reclamo por condiciones laborales. La Jefatura de Policía, remitió a todas la unidades un memorándum de carácter “urgente”. Los detalles, en esta nota.

Tras el crimen del cabo Gastón Ojeda en la localidad de Napenay, se conoció un dato no menor y es que el agente de policía no tenía su arma de fuego reglamentaria ya que aparentemente tras un sumario administrativo se había decidido transitoriamente quitárselo.

Pero además, algunos integrantes de la fuerza señalan que tampoco poseía un chaleco antibalas, lo que agravaría más la responsabilidad del comisario jefe, como así también del resto de la cúpula policial.

En este sentido, un viejo reclamo regresó y se hizo visible, a través de algunos agentes que por cuestiones obvias no pueden darse a conocer, se supo que numerosos integrantes de la Policía del Chaco no cuentan con los elementos mínimos de seguridad para salir a la calle y combatir la inseguridad.

“Volvemos a pedir lo que pedimos siempre” señalan algunos efectivos policiales, e incluso trascendieron algunos audios internos de la policía, en el que llaman a “dejar de ser manoseados” y hacen un fuerte reclamo por las condiciones laborales.

EL MEMORANDUM “URGENTE”

La respuesta de la cúpula policial fue dar marcha atrás con las ordenes de quitar armas a policías denunciados por violencia de género y solicitar informes de los integrantes de la fuerza que aún no cuentan con armamento y la función que cumplen en la actualidad. Así lo señala un memorándum al que accedió Diario21.tv.

Tras conocerse este malestar que generó el crimen del cabo Gastón Ojeda, la Jefatura de Policía emitió un memorándum de carácter “urgente”, en el que se ordena a cada jefe de unidad “informar la cantidad de personal policial que se halla sin provisión de armamento reglamentario, motivo, desde que fecha y función que cumple actualmente”.

Además, en el memorándum se da orden de “remitir nota a la Jefatura solicitando la restitución de armas” y aclara que para el caso de registrar denuncias de violencia género contra policías, se deberá “entregar el arma de fuego al ingreso de servicio y retenerla al egreso”, de igual forma para quien realice servicio adicional.