El Pilcomayo indetenible cortó la ruta 54 y aisló Santa Victoria

El río Pilcomayo avanza indetenible por el Chaco salteño y ayer cortó la ruta 54 dejando a la localidad de Santa Victoria Este incomunicada y sin energía eléctrica. El socavón más grave se produjo ayer por la mañana kilómetro 110 y el agua derribó un poste que lleva la electricidad hacia el pueblo.

El secretario de Defensa Civil de Salta, Néstor Ruiz de los Llanos, informó que se continúa trabajando en la evacuación de las familias afectadas por la crecida del río Pilcomayo y que hasta el momento son alrededor de 7.000 las personas que se desplazaron de sus parajes de las cuales 2.237 fueron evacuados por el Comité de Emergencia. Ruiz de los Llanos señaló que el nivel del río Pilcomayo subió durante la noche llegando a 7,26 mts, por lo que el agua intenta salir por distintas vías.

“Es muchísimo el caudal de agua que viene desde Bolivia, por lo que estamos temiendo que cedan los anillos de defensa y por lo tanto, que el agua ingrese a localidades más alejadas de la costa como Santa Victoria Este”, agregó.

Tres metros más que en 2007

El funcionario recordó que en 2007 hubo una gran inundación cuando el Pilcomayo desbordó superando los 4 metros. “Hoy estamos hablando de un río con más de siete metros de profundidad, con lo cual estamos viendo que las obras de canalización, de defensa y los anillos de defensa construidos, realmente sirvieron y tuvieron su efecto de contención, pero entendemos que la cantidad de agua que hoy vemos realmente no tiene precedentes en la zona”, destacó.

Explicó que actualmente la Provincia está cubriendo los recursos necesarios para contener a las familias que son asistidas en los centros de evacuación. En este sentido dijo que las donaciones recibidas se están acopiando en puntos de reunión para asistir a la gente al regreso a sus hogares. “Hoy el trabajo prioritario es evacuar la gente y después se hará el trabajo de hacer llegar esa ayuda para toda la gente damnificada en la zona”. “La gente querrá volver a los lugares donde vivieron siempre y donde crecieron. Después que pase el agua y el río ceda comienza otro trabajo que es hacer un relevamiento en cada comunidad y vivienda para ver si están dadas las condiciones para recibir a sus dueños.

 

 

 

 

 

Fuente: El Tribuno.

Comenta esta noticia!