Marcos Peña, sobre la marcha de Camioneros: “No aceptamos aprietes, eso no va más”

El jefe de Gabinete habló sobre la marcha a Plaza de Mayo prevista para el 22 de febrero: “Pensar que una marcha debe condicionar a la Justicia es un grave error”, afirmó

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se refirió a la movilización a la Plaza de Mayo que Pablo Moyano y algunos aliados anunciaron para el 22 de febrero y aseguró que si “creen que se puede condicionar a la Justicia con poner mucha gente en la calle, se equivocaron en la lectura de la realidad de una Argentina que cambió”.

Desde el Gobierno interpretan que la movilización, que además se da de cara al inicio de las negociaciones paritarias, es una forma de ejercer presión para frenar el avance de la causa por presunto lavado de dinero y evasión impositiva que involucra al correo privado OCA y a la Federación de Camioneros.

La denuncia, presentada por la PROCELAC, se abrió con información aportada por la Unidad de Información Financiera (organismo antilavado del Poder Ejecutivo).

Hugo y Pablo Moyano (NA)

Hugo y Pablo Moyano (NA)

“Creo que si él (Moyano) o cualquier sector piensa que una marcha debe condicionar a la Justicia comete un grave error. Es un error de cálculo porque en la Argentina de hoy eso ya no va más”, dijo Peña en una entrevista con La Nación.

En esa línea, el jefe de ministros aseguró que desde el Ejecutivo no están “atacando” al sindicalismo, aunque aclaró: “No aceptamos aprietes”. Y agregó: “Si alguno cree, como lo hizo el Pata Medina diciendo que iba a prender fuego La Plata, que vamos a retroceder, les decimos: ‘Muchachos, eso no va más'”.

Por otro lado, Peño negó que exista una política de “disciplinamiento” del sindicalismo sino que se trata simplemente de un “problema” de quienes “no pueden explicar su patrimonio”.

Las recientes detenciones de líderes gremiales como Omar “Caballo” Suárez (SOMU), Juan Pablo “Pata” Medina (UOCRA) y Marcelo Balcedo (SOEME), fueron señaladas por algunos dirigentes como una forma de avanzar sobre el movimiento obrero organizado para imponer la reforma laboral.

La marcha del 22 de febrero contará con el apoyo de un sector de la CGT, las CTA de Hugo Yasky y Pablo Miceli. Pero también dejó a la CGT al borde de la fractura, ya que pese a contar con el apoyo mayoritario de la Comisión Directiva y de los triunviros Juan Carlos Schmid (Dragado y Balizamiento) y Carlos Acuña (Estacioneros), los sindicatos de “Los Gordos” e “Independientes” decidieron no acompañar la postura confrontativa del moyanismo.

Comenta esta noticia!