Como trascender con salud las fiestas de fin de año

Las fiestas de fin de año, son épocas para compartir con la familia y los amigos. Sin embargo, los eventos sociales, el estrés de las compras de última hora, las emociones intensas y los excesos en la dieta pueden desbordar la capacidad de adaptación del organismo. Veamos, ¿qué implicancias tienen estas celebraciones en los seres humanos?

Cada persona las vive de forma muy diferente, dependiendo de su religión, cultura, antecedentes familiares, etc. La Navidad ha sido idealizada como un hecho casi mágico en donde se transforman los sentimientos, donde predominan los actos de generosidad y reconciliación en muchos sentidos.

A los regalos festivos se les han dado un precio, y es ahí en donde se ha perdido la sorpresa de un regalo pensado en las características personales y afectivas que puedan inspirar a alguien a comprar un objeto significativo.

Hay personas que les disgustan estas fiestas, pues sus pensamientos negativos les generan ansiedad y tristeza, que les impiden disfrutar con la familia. A veces se percatan de que tienen depresión o ansiedad y lo asocian a la navidad, si bien estos síntomas ya estaban presentes antes, pero “camuflados” por la vorágine de la rutina y afloran en estos días, en donde son mas vulnerables y se someten a evaluación por parte propia y de amigos o familiares en las reuniones sociales.

¿Qué recomendaciones se pueden hacer para estas fiestas?

No abusar de las bebidas alcohólicas: tanto la cerveza como el vino son saludables, siempre que se acompañe de un estilo de vida saludable y se consuma con moderación.

No demorar la vuelta a nuestras rutinas saludables: pasada las fiestas, volver a nuestra dieta habitual, incorporando frutas, verduras, pescado, cereales y algunos frutos secos en el régimen alimenticio.

Dormir poco nos perjudica: dormir entre siete y nueve horas al día reduce el riesgo de padecer enfermedades del corazón, mientras que hacerlo poco se asocia con problemas de sobrepeso, hipertensión o colesterol.

No restemos importancia a los síntomas: a veces, los pacientes callan los síntomas de alarma que puedan indicar un problema para no molestar a la familia y evitar ser ingresados en un hospital y “estropear” las fiestas.

Manejar las emociones adecuadamente: generar expectativas realistas de las fiestas, entendiéndolas como momentos de felicidad y festejo, pero también seguramente de situaciones negativas que deben ser asumidas. De esta forma evitaremos decepciones y esperanzas no cubiertas, que definen el efecto “promesa rota”. Disfrutar estas fiestas, ya que las emociones positivas previenen problemas como la depresión.

Fuente: Diario21.tv, Medline Plus, Wikipedia y Archivo personal

Consultor Medico: Dr. Rene A. Triviño G. – M.P. 5812 – Medicina Integrativa

Comenta esta noticia!