Verano: Cómo prevenir una insolación y cómo recuperarse de un golpe de calor

La insolación es una condición potencialmente mortal que se produce cuando el cuerpo no puede regular su temperatura interna por lo general a causa de la sobreexposición al sol.

Estar al aire libre, a pleno sol, por largos períodos de tiempo durante el clima cálido y húmedo afecta la capacidad del cuerpo para enfriarse por sí mismo, naturalmente, a través del sudor. En tales condiciones, un golpe de calor puede producirse y la temperatura del cuerpo podría aumentar hasta 40 grados en 10 o 15 minutos.

Lo importante es usar ropa de color claro que refleja el sol, usar además sombrero, gafas o un paraguas para protegerse. La ropa debe ser suelta. Es importante también hacer ejercicio u otras actividades al aire libre temprano en la mañana o tarde en el día, no para el mediodía cuando el sol está más fuerte. Es fundamental descansar en la sombra para permitir que su cuerpo se enfríe de forma natural.

El Director del Hospital Pediátrico, el Dr Hugo Ramos recomendó que lo fundamental en estas épocas de altas tempraturas es primordial la hidratación mediante agua y el consumo de frutas frescas de estación. El daño que provoca en la piel la exposición al sol debe prevenirse utilizando protección solar o prendas que cubran las partes de piel expuestas así se evitan daños futuros.

“El dolor de cabeza y el decaimiento e incluso los dolores musculares son algunos de los síntomas de la insolación.”, recordó el Dr Ramos haciendo referencia a las sintomatologías que permiten identificar un golpe de calor.

Diario21.-

Comenta esta noticia!