Este año, siete mujeres fueron víctimas de femicidio en Chaco

Según los casos que tomaron relevancia pública, a lo largo del año se produjeron en Chaco siete femicidios, cometidos en distintos puntos de la provincia.

Araceli González de18 años, Isabel Sánchez (50), Mariela Fernández (25), Elizabeth Giuliana Solís Álvarez (13), Andrea Vera (25), Ruth Acuña (25) y Ana González (41), murieron como consecuencia de la violencia machista.

Estos datos se obtienen a partir de un relevamiento realizado entre las noticias que publicaron los distintos medios, lo que significa que seguramente hay más casos, que no tomaron relevancia mediática.

A estos femicidios (que representan la expresión más extrema de la violencia de género), se suman los otros tipos de violencia que sufren las mujeres chaqueñas, además de aquellas a quienes las desaparecieron de sus hogares y de las que no se tienen rastros.

Liliana Hendel, psicóloga y periodista feminista, reconocida por sus aportes en la temática de derechos humanos de las mujeres, afirma que “para que el femicidio sea posible, muchas otras violencias son su requisito necesario”.

Explica también que la sociedad argentina no es la única violenta con las mujeres, sino que sucede en el mundo entero y su principal causa es “el patriarcado”, definido por la especialista como “histórico”.

Una mujer muere a manos de un hombre, que antes le había dicho que la amaba. Por eso, Hendel ubica a estos casos en un contexto del “amor romántico” y del lugar que ocupan las mujeres en esa idea.

El otro lado (también oscuro) de los femicidios, es la desidia de las instituciones y de la Justicia. Al respecto, la especialista asegura que “las víctimas llaman primero al periodismo, porque en la Policía no les hacen caso”. Gracias a lo que ella denomina “buen periodismo” (aquel que se aleja del morbo y protege a la víctima), es que se pueden confeccionar estadísticas estimativas.

Hendel también habla del “machismo y la misoginia del Poder Judicial”, definido por ella como “un lecho de rocas con el que nos encontramos cada vez que queremos acompañar o relatar las historias de mujeres”.

“La Justicia es patriarcal y depende de los derechos humanos de la sociedad, que deje de serlo”, sentencia la periodista.

Por último, asegura: “Tenemos que dejar de contar cadáveres. Para dejar de hablar de femicidios, tenemos que hablar de educación y de igualdad de derechos”.

En notas anteriores, Diario Chaco explicó que la violencia de género es un problema cultural y social, que nada tiene que ver con adicciones o enfermedades mentales.

Una de las especialistas que brindó sus palabras a este medio es la psicóloga Silvana Pérez, del Centro de Atención a Víctimas de Violencias, quien contó que la violencia sexual por ejemplo, se relaciona con “una tradición que ubica a la mujer en un lugar de sometimiento al deseo del otro”. Esto hace que a la víctima le cueste reconocerse en ese lugar.

Lo mismo sucede con los otros tipos de violencia (física, psicológica, económica, patrimonial y simbólica), establecidos en la ley 26.485 “para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales”, que se aplica en todo el país.

Conocer este y otros aspectos de la ley ayuda a entender cuáles son los mecanismos de protección a los que deben tener acceso todas las mujeres y sus hijos/as que se encuentran en una situación de peligro.

Porque la violencia de género no es un problema íntimo, que debe quedar escondido. Es un problema de la sociedad en general, la cual es clave a la hora de luchar para “dejar de contar cadáveres”.

(*) Periodista

Si sufrís violencia de género, o conocés a alguien que esté atravesando por esa situación, podés comunicarte las 24 hs al 144.

Si vivís en Resistencia, tenés habilitada la línea 137 para contención y asesoramiento.

Lea más en http://www.diariochaco.com/noticia/este-ano-siete-mujeres-fueron-victimas-de-femicidio-en-chaco#uemyjPMLU3wM72a3.99

Comenta esta noticia!