¿Qué debemos comer en épocas de exámenes para favorecer la memoria y concentración?

Un aspecto muy importante que debemos tener en cuenta cuando estamos estudiando o preparando exámenes es no dejar de comer o saltear las comidas, ya que los niveles de glucosa en sangre descienden, provocando cansancio, debilidad, sueño y desconcentración. Debemos hacer las cuatro comidas básicas, y de ser necesario, pequeñas colaciones. Es mejor hacer varias comidas de pequeño volumen, para no dificultar la digestión.

En época de exámenes, es un error frecuente el comer rápido y cualquier cosa, abusando de platos precocidos y comida rápida. Estos alimentos aumentan notablemente el aporte calórico de la dieta. Además, la digestión se vuelve más lenta, tenemos sensación de pesadez, y con ello, aumenta la somnolencia y la dificultad para concentrarse.

Hay que tener en cuenta que la hidratación es también fundamental, y por ello debemos beber agua pura, saborizada con frutas o hierbas en pequeñas cantidades, jugos naturales de frutas, y no tantas bebidas azucaradas, como las gaseosas. Es muy frecuente, en ésta época, recurrir a las bebidas estimulantes, como gaseosas cola, energizantes y el café, que, si se toman en exceso, pueden aumentar el nivel de ansiedad, disminuir la capacidad de concentración y causar insomnio e irritabilidad.

Para mejorar el rendimiento cognitivo no pueden faltar las frutas frescas, con lo cual podemos aprovechar las de estación, como mango, melón, sandía, ananá, entre otros; también debemos incorporar, al menos, dos porciones de verduras en ensaladas, tartas, tortillas, etc.

El principal combustible del cerebro es la glucosa, la cual proviene, entre otras fuentes, de los cereales y legumbres, por lo cual es fundamental que incorporemos, al menos, un cuarto plato en el almuerzo y cena, y algún pan, galletitas integrales, avena, copos o granola, en el desayuno y merienda.

También son importantes los pescados por su aporte de omega 3, necesarios para el funcionamiento del cerebro. El atún o caballa, por ejemplo, son ideales para armar platos rápidos y fáciles de preparar, sobre todo, porque disponemos de poco tiempo para cocinar. Además, podemos optar por colaciones de frutos secos, como nueces, almendras, avellanas, maní u otros, que también nos van a aportar buena cantidad de estas grasas saludables.

 

 

 

Misiones Online

Lic. Romina Krauss

M.P. n° 147

 

Comenta esta noticia!