“Recordar es volver a vivir”

Cuando un recuerdo viene a la mente, regenera vivencias añejas que, al ser resucitadas, devuelven el suspiro y el brillo a los ojos; Los recuerdos son marcas que nos hacen únicos y especiales. El interrogante, es ¿cómo influyen los recuerdos en nuestra salud y nuestras vidas?

Cuando escuchamos una canción de antaño, percibimos algún aroma conocido o probamos un sabor familiar, nuestra mente viaja hacia el pasado y nos vemos envueltos en un halo de añoranza y felicidad que puede hacernos llegar al borde de las lágrimas.

Todos conservamos recuerdos, que nos hacen volver la mirada a los viejos tiempos, y pensamos con nostalgia en ciertos eventos que se repetían con regularidad, o bien, revivimos actividades realizadas con nuestros padres, tíos, abuelos y primos, resultando como un bálsamo para el alma.

Asimismo, los recuerdos infelices son revividos con tensiones musculares, opresión, palpitaciones, insomnio, y otras emociones como decepción, culpabilidad, impotencia, indignación, cólera o resentimiento; Que pueden causar enfermedades como: artritis, hipertensión, alteraciones del ciclo menstrual, algunos cánceres; Hasta tendencias adictivas.

Entonces, ¿Para qué recordamos lo que ya pasó y no volverá?

Talvez es porque cuando nos sentimos tristes, quisiéramos volver a aquellos días en los que sentíamos felicidad; Y cuando nos sentimos felices, queremos también retomar los días en los que podíamos compartir con quienes ya no están.

Los recuerdos pueden ayudar a encarar el futuro. Porque el recuerdo debe asimilarse como parte de la experiencia que nos hará crecer como personas. Asumir el pasado no significa olvidarlo, significa aprender de él.

Por eso, recordar no es malo, siempre y cuando eso no nos impida seguir avanzando.

Cada uno es responsable de su propia historia, vamos construyendo nuevos recuerdos conforme pasan los días; A veces habrá situaciones que no podremos controlar, sin embargo, es nuestra y nadie más puede escribirla, por eso debemos trabajar para que sea llena de momentos felices con nuestra familia y amigos. Ese será nuestro legado, una vida digna de recordarse.

Terminemos completando la frase del título: “Recordar es volver a vivir, vivir es volver a sentir, sentir es saber que viví…”

Fuente: Diario21.tv, Medline Plus, Wikipedia y Archivo personal

Consultor Medico: Dr. Rene A. Triviño G. – M.P. 5812 – Medicina Integrativa

Comenta esta noticia!