Quemaduras: qué hacer ante un accidente con agua caliente o vapor en el hogar

Las quemaduras por calor son a menudo un resultado del contacto con un líquido caliente, vapor o un objeto doméstico. En todos los casos, se debe priorizar aliviar el dolor, prevenir que la quemadura se expanda y favorecer una buena cicatrización. El paso a paso para actuar rápido y lo que no se debe hacer

uele decirse que los accidentes más graves ocurren en el hogar. Cuando hay niños en casa, las caídas, los golpes, las quemaduras y los incidentes con la electricidad están a la orden del día. Por eso, saber qué hacer ante cada situación se vuelve clave al momento de evitar males mayores.

El médico dermatólogo Lucas Ponti (MN 130388) es especialista en clínica estética y reparadora y se desempeña en el consultorio de Dermatología del Adolescente en el Hospital de Pediatría J. P. Garrahan. En diálogo con Infobae aclaró cuáles son los primeros pasos que hay que dar para tratar una quemadura: “Lo primero que hay que hacer es poner la zona quemada bajo agua fría durante varios minutos. Esto limita su expansión y alivia el dolor. Es necesario evaluar la profundidad para tratarla adecuadamente. El agua caliente o el vapor producen quemaduras muy dolorosas, pero a menudo no son tan profundas como las causadas por el aceite o agua hirviendo”.

La gran mayoría de las quemaduras son producto de accidentes domésticos (iStock)

La gran mayoría de las quemaduras son producto de accidentes domésticos (iStock)

Para evaluar la profundidad de una quemadura, el especialista apuntó: “Si la piel está colorada (como una quemadura de sol) nos habla de una quemadura superficial (tipo A). Si hay presencia de ampollas, es más profunda. En este caso se debe aplicar un paño o gasa húmeda con agua fría, nunca reventar las ampollas, y consultar inmediatamente con un médico”.

Si la quemadura es superficial, “luego de neutralizar la zona con agua fría se puede utilizar un apósito estéril con una crema cicatrizante; también es esencial evitar el contacto con productos irritantes y jamás aplicar sobre la zona pasta dental“.

Una quemadura de primer grado es vista en detalle (iStock)

Una quemadura de primer grado es vista en detalle (iStock)

Consultado sobre qué precauciones deben tomarse después, resumió: “La piel permanece muy sensible y frágil después de una quemadura y necesita estar protegida. Existen cremas especialmente diseñadas para este propósito. Si la marca de una quemadura permanece roja, más gruesa y pica, lo mejor es consultar. Especialmente porque pueden formarse cicatrices. Es fundamental protegerla del sol”.

Y, como en casi todos los órdenes de la vida, Ponti resaltó que “el mejor tratamiento es la prevención”, y en ese sentido, recomendó:

Las quemaduras son una causa frecuente de internación en niñas y niños (Getty Images)

Las quemaduras son una causa frecuente de internación en niñas y niños (Getty Images)

– Tener cuidado al destapar ollas y al agarrar recipientes con líquidos calientes en el microondas.

– A la hora de cocinar, siempre colocar los elementos de cocina en las hornallas de atrás y con los mangos hacia adentro.

– Se debe tener mucha precaución al abrir la puerta del horno.

– Nunca poner recipientes con líquidos calientes arriba de repasadores.

Comenta esta noticia!