Conectate con nosotros

Salud

Caléndula, una bella flor ornamental y medicinal

Publicado

el

La caléndula, es una planta anual, erecta y aromática de unos 50cm. El nombre genérico caléndula deriva del latín calendulae que significa «a lo largo de los meses”, con lo que se quiso subrayar el largo período de floración que tiene la planta, y el nombre específico officinalis, expresa su carácter medicinal.

Esta flor tiene carácter ornamental y crece cerca de poblaciones urbanas. Por ello, se ha utilizado mucho en los hogares, bien como tiente amarillo (sustituto del azafrán en la cocina) y decorativo de ensaladas, etc.

Hoy, esta planta amarilla-naranja, decorativa de jardines y parques, tiene muchos usos medicinales y cosméticos. De la caléndula se aprovechan con fines medicinales sus capítulos florales, que se deben cosechar cuando están en plena floración y, si es posible, en las primeras horas del día tras la salida del sol.

Usos fitoterapéuticos:

Aplicaciones por vía externa:

La caléndula contribuye de manera bastante eficaz a potenciar la epitelización y regeneración de las pieles dañadas y especialmente sensibles o alérgicas, estimula la síntesis de nucleoproteínas y de colágeno durante el necesario proceso de regeneración cutánea.

-En quemaduras no muy graves, escaldaduras y roces, reduce la inflamación y favorece la regeneración de la piel. Se aplica en infusión, oleatos, cremas, pomadas que la incluyan.

-Sobre granos, urticarias y para tratar el acné juvenil. Sobre eccemas secos, forúnculos y abscesos.

-En dermatitis atópica, incluida la que afecta a los bebés, irritación del pañal, pieles alérgicas.

-En dermatitis exfoliativas y la psoriasis, con descamación generalizada de la piel, a veces con prurito e hinchazón, enrojecimiento cutáneo.

-En picaduras de insectos, la caléndula actúa como antiinfecciosa y antiinflamatoria.

-En hematomas y golpes, rebaja la hinchazón y alivia el dolor. Se aplica en forma de compresas empapadas o en baño parcial. Se indica para tratar cortes, rasguños, ampollas y torceduras, aplicada en compresas empapadas de la infusión o la tintura.

-Sobre pieles irritadas, envejecidas, castigadas por el sol y por el paso del tiempo. En heridas superficiales, sangrados leves, llagas y úlceras de la piel, aporta su poder antihemorrágico y cicatrizante.

-Sobre labios resecos y agrietados. Para las llagas bucales, inflamación de la lengua (glositis) y de las encías (gingivitis).

-Es un apoyo para aliviar el dolor reumático, aplicados la infusión o el alcohol en masaje.

-Combate la infección por hongos, la micosis en manos y pies, como el pie de atleta, y la candidiasis.

-Alivia la irritación de garganta administrada en forma de gargarismo.

Aplicaciones por vía interna:

-La caléndula se indica como un remedio ginecológico para la mujer joven por su poder antiespasmódico, para el tratamiento de los trastornos de la menstruación, como amenorrea, metrorragias y dismenorrea.

-La infusión de caléndula se ha señalado como remedio tradicional para combatir la anemia y las convalecencias, mejor si es asociada a plantas que refuercen su acción como el romero o la ortiga.

-Se ha empleado como alivio en caso de úlcera gástrica, tomada la decocción de flores y hojas.

-Estimula la producción de bilis, y en asociación con plantas apropiadas, como el agracejo, la centaura o la fumaria, se indica para tratar alteraciones hepáticas y para restaurar las funciones del hígado tras un episodio de intoxicación alimentaria o alergia.

-Se ha indicado como remedio tradicional para el tratamiento de la ictericia.

-La infusión o el vino de caléndula se ha empleado también como remedio tradicional para la expulsión de los parásitos intestinales.

Preparación de la planta:

-En infusión simple o asociada a otras plantas que potencien una acción determinada. Dos o tres tazas diarias.

-En decocción de la planta seca, flores y hojas.

-En tintura o macerado en alcohol. Entre 50 y 80 gotas tomadas en tres dosis diarias, mezcladas con zumo o agua.

-La infusión y la tintura aplicada en compresas frías o tibias.

-Macerado en aceite para la elaboración de oleatos de caléndula, muy eficaces en caso de quemaduras y otros trastornos de la piel.

-El extracto líquido, en gotas, mezcladas en agua o zumo de frutas. Entre 30 y 50 gotas diarias.

-La decocción o la tintura para aplicarlas en baños y lavados.

-La infusión para aplicarla en forma de gargarismo o colutorio bucal.

-Mascarilla de caléndula para tratar el acné juvenil.

-Pomadas, cremas, geles de baño y jabones de manos con su extracto.

-Polvos de talco con caléndula, para aplicar sobre pieles irritadas.

Advertencia:

-Se recomienda evitar esta planta durante el embarazo y lactancia. Su efecto emenagogo o regularizador de la menstruación podría presentar algún inconveniente, y en cualquier caso se impone la prudencia a la hora de evitar el mínimo riesgo para la embarazada.

-El contacto con la planta fresca, especialmente con sus hojas, puede provocar dermatitis o sarpullidos en personas sensibles o alérgicas.

-Por su contenido en taninos, potencialmente irritantes a nivel gastrointestinal, se deben evitar las dosis altas de caléndula y los tratamientos prolongados por vía oral.

-Si se está tomando un tratamiento farmacológico se deberá consultar con el médico si es posible tomar esta planta, pues algunos estudios que siguen en activo han detectado que esta planta aumenta el efecto somnífero de los sedantes convencionales.

Fuente: Diario21.tv, Medline Plus y Archivo personal

Consultor Medico: Dr. Rene A. Triviño G. – M.P. 5812 – Medicina Integrativa

diario21

Continue Reading

Copyright © 2020 Radio Fan. Hosting y streaming provisto por Radios Argentinas