Conectate con nosotros

Nacionales

En qué fase está la vacuna argentina contra el Coronavirus

Publicado

el

La vacuna argentina contra el coronavirus está en etapa preclínica, “con muy buenos resultados en animales de laboratorio”, asegura Juliana Cassataro, quien dirige este proyecto y es experta en inmunología, enfermedades infecciosas e investigadora del CONICET en el Instituto de Investigaciones Biotecnológicas de la Universidad de San Martín (Buenos Aires).

 

El equipo que encabeza Cassataro empezó a desarrollar esta vacuna hace seis meses, con una fórmula basada en proteínas recombinantes, es decir, proteínas a partir de una especie o una línea celular distinta a la original. Si se disponen de todos los recursos necesarios, a mediados de 2022 podría estar terminándose esta vacuna que aún está en fase temprana. De todas formas, el desarrollo tecnológico sirve para esta ocasión y para otras infecciones virales que vengan en el futuro.

 

Los 12 científicos que componen el grupo de trabajo son virólogas, inmunólogas y especialistas en el análisis de estructura de proteínas. Uno de los miembros, Diego Álvarez, contribuyó en el desarrollo del kit serológico para detectar anticuerpos presentado por la multipremiada científica argentina Andrea Gamarnik.

 

Las fórmulas que probó el equipo argentino, dio como resultado, hasta ahora, un prototipo viable, listo para transferir a otra etapa. Para el diseño de la vacuna los expertos se centraron en las cepas que circulan en la Argentina.

 

“La fórmula induce anticuerpos que neutralizan al virus. Ahora estamos hablando con empresas locales que tengan la capacidad de producir este prototipo en condiciones GMP, según normas y directrices que garanticen su apropiada fabricación, para poder empezar una fase de prueba en humanos”, contó Cassataro a Clarín.

 

Gracias a la aplicación de las técnicas de ingeniería genética que permiten la manipulación del ADN, es posible producir proteínas recombinantes. Para obtener estas proteínas, en primer lugar, el gen que codifica la proteína de interés, se introduce en un plásmido bacteriano para facilitar su manejo y, a partir de ahí, se transfiere a las células que van a “fabricar” esa proteína. En los laboratorios se trabajan con distintos sistemas de expresión de proteínas recombinantes, basados en microorganismos y líneas celulares que son fáciles de cultivar.

 

“Nosotros tomamos diferentes partes del virus, como por ejemplo su proteína Spike, para producirlas en laboratorio. Esas proteínas, que son proteínas recombinantes, que nosotros producimos con células en el laboratorio, las purificamos. Logramos que queden recontra puras, de modo que al ingresar al organismo no infecten las células pero sean reconocidas por el sistema inmunológico para generar los anticuerpos necesarios y defenderse del virus real”, explicó Cassataro.

 

El equipo de científicos esperan el apoyo de empresas nacionales para lograr un mayor financiamiento. En una primera etapa, el proyecto se solventó con un subsidio de 100 mil dólares otorgado por la Unidad Covid-19, compuesta por el Ministerio de Ciencia, la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y el CONICET. “La vacuna de Oxford recibió billones, la de Moderna, 50 billones de dólares”, explicó Juliana Cassataro mientras espera el apoyo de grandes laboratorios para que financien el resto de los estudios en humanos.

// Con información de TN

diario21

Continue Reading

Copyright © 2020 Radio Fan. Hosting y streaming provisto por Radios Argentinas